Reparación de rajas en cubiertas

Con tubeless y líquido no hace falta llevar cámara!!… o eso dicen los gurús que sientan cátedra por el internet.

Yo, como soy animal, tengo que llevar cámara porque aunque vaya con tubeless y líquido, de vez en cuando doy llantazos que no sellan con el líquido o con las mechas e incluso a veces rajo cubiertas. Quisiera rodar fino como los gurús del internet, pero soy burro.

Por otro lado, como la cámara tampoco es necesaria tan a menudo, para evitar que con el tiempo se me acabe pinchando por el roce con la bolsa del sillín, la llevo envuelta en un trozo de bolsa de supermercado de esas finas de verdura y forrada con cinta americana, de manera que cuando necesito la cámara arranco la cinta americana que se lleva pegada la bolsa dejando sin pringues la cámara y puedo usar un trozo de esa cinta americana para ponerla entre la cámara y la cubierta (que el truco del billete está muy bien… pero después de rajar una cubierta de al menos 20€, no manejo tantos billetes como para irlos pringando de latex).

Una vez en casa y como la raja era muy limpia y de poco menos de 2 cm, me he decidido a arreglarla. Primero suturar la raja (contactarme para arreglos estéticos… soy bastante buen cirujano), después pegar un parche grande, hacer un sándwich con unas piezas de nylon y someterlo todo a presión en un tornillo de banco.

Y ahora a seguir haciendo el burro. La idea era montarla primero con cámara y probar, pero viendo cómo quedó, la monté en tubeless y a seguir rodando. Veremos cómo envejece la cosa.

Más artículos de mecánica AQUÍ.

La Ruta del Sureste

Se trata de una ruta circular en la que, saliendo de Villena, se rueda mayoritariamente por carreteras secundarias algo degradadas, pistas de tierra en buen estado y carriles bici pavimentados. También se rueda por alguna carretera con algo más de tráfico (poco en todo caso) y por algún sendero que, en conjunto, representan un porcentaje muy reducido sobre el total de kilómetros.

Antes de nada quiero señalar que si marco la ruta como para gravel -sin haber llevado una gravel en mi vida- lo hago porque hice la ruta con una bici de montaña equipada con cubiertas de 700×38 a 4.5 bar de presión, sin más “incomodidades” que en un par de puntos por la piedra (senda del cauce del Vinalopó y un tramo que se rueda junto a la vía del tren sobre balasto). Si alguien la hace con gravel y considera que debería venir marcada como ruta para bici de montaña, me disculparé por las molestias y la cambiaré a cicloturismo.

Desde el punto de vista de los espacios naturales, se rueda por el Parque Regional de la Sierra de Pila, por el Corredor Verde del río Segura, y por el Parque Natural de El Hondo. Desde Orihuela hasta Villena se rueda en sentido inverso al recorrido del Camino del Cid para BTT correspondiente al sector “La defensa del Sur”.

Bajo mi punto de vista, el día 1/3 (Villena-Cieza) es el que tiene más valor paisajístico. El día 2/3 (Cieza-Granja de Rocamora) tiene valor hasta poco después de Ojós, momento en el que se llega a un territorio tan llano, que no se aprecia el paisaje rodando por pasillos entre cañas. El día 3/3 (Granja de Rocamora-Villena) empieza a tener cierto interés pasado Elche, y siempre y cuando entre Novelda y Elda no nos fijemos demasiado en lo degradado del medio natural.

En Cieza tenía proyectado alojarme en el Complejo Rural Atalaya, pero estaba completo. Es mucho más barato que el hotel en el que me alojé. Pero por otro lado, está un poco alejado del núcleo urbano.

Es una ruta en la que tenía planeado volver más gordo de lo que salí. Disfrutar de la gastronomía local desayunando, almorzando, comiendo, merendando, cenando y bebiendo sin control… y aún así, sacar buenas medias gracias a las cubiertas de 700×38 y al tipo de terreno. No pudo ser. Los últimos coletazos de la borrasca Álex me obligaron a hacer la totalidad de la ruta con bastante viento en contra, y eso sumado a un guantazo que me pegué el día 2/3, hizo que me tuviera que tomar la ruta en serio. A pesar de todo, sigo pensando que es una ruta para pasar tres días asilvestrado, rodando feliz con nuestras bicicletas lejos de los problemas.

DESGLOSE DE GASTOS

Las fotos de la ruta AQUÍ.

La ruta circular la dividí en tres etapas. Hay que pinchar sobre cada una de ellas para obtener el track de cada etapa e información detallada:

Día 1/3: Villena – Cieza (03/10/20)

Me desplazo en coche hasta Villena, sin prisas porque quiero esperar a que el ambiente esté más caldeado para cuando salga. Tras descargar la bici y prepararme me pongo en marcha poco antes de las 10:00 y aun así hay 11º C y mucho viento por lo que salgo con perneras y chaqueta. Me alejo de Villena entre huertas en una zona muy llana que me recuerda a l’Horta Nord de Valencia por lo limpio y cuidado que está todo.

Mientras avanzo, las hortalizas dan paso a las vides y éstas a los frutales y los pinos. Atravieso Salinas sin parar y sigo hasta Úbeda, un pueblo muy solitario donde paro a recargar agua y comerme un plátano al sol, resguardado del viento. Desde allí voy hacia Pinoso que también atravieso sin parar. Me llaman la atención los chaletones de Pinoso. Debe ser un buen sitio para vivir.

En Torre del Rico recargo agua y paro en el bar para tomarme un café resguardado del viento. Salgo de Torre del Rico y un olor a cabra me acompaña mientras empiezo a ascender hacia el Puerto Frío (834 m.s.n.m) atravesando el parque Regional de La Sierra de Pila. Poco a poco la densidad de pinos aumenta hasta que sólo se ven pinos, estamos en pleno Parque. En el descenso del Puerto Frío hay un mirador en el que merece la pena parar para apreciar el paisaje. A mí me resulta muy exótico. No se si la cantera que se ve es la de monte Coto, pienso que no es lo suficientemente grande así que no debe ser.

Vistas desde el Puerto Frío

En pleno descenso tenía pensado parar a comer unas “migas ruleras con habas tiernas y melón” (no se lo que es pero suena fenomenal) en el Centro Social de Fuente Blanca, pero me lo encuentro cerrado por el COVID. Relleno agua enfadado como un niño pequeño al que le dejan sin merienda. Enfurruñado decido comer dos barritas (buen menú señor) e ir del tirón hasta Cieza. Puto virus.

Vista atrás antes de llegar a Abarán

Al terminar el descenso del Puerto Frío se rueda por una recta interminable (por lo feo y por el viento en contra) junto a la vía del AVE. Poco después se rueda entre invernaderos (el paisaje no mejora), llegando a Abarán (no merece la pena) y después a Cieza que sí que es bonito. Hago el check-in en el hotel (me llaman la atención los ojazos de la recepcionista que asoman por encima de la mascarilla), me ducho, lavar&tender lycras, descanso un poco mientras reviso el móvil y después me voy a dar una vuelta para estirar las piernas ya sin el ruido del viento en los oídos. El hotel es céntrico y la calle está muy animada. Hago tiempo hasta la cena, otro paseo nocturno para tratar de bajar la cena y a dormir.

El 90% he rodado sobre carretera, casi toda secundaria, la mayoría con firme degradado. El 10% sobre pista de tierra en buen estado. A pesar del viento en contra, he sacado una buena media. A ver mañana que se supone que tendré viento a favor.

Datos IBP:

Km día: 99,11 km
Velocidad media en movimiento: 20,01 km/h
Tiempo en movimiento: 4:57:14 h
Desnivel: 1193 m
IBPindex: 86 BYC Con una preparación física media: Dura

El track AQUÍ.

Día 2/3: Cieza – Granja de Rocamora (04/10/20)

Me despierto y hay 6º C en Cieza así que me lo tomo con tranquilidad. Estudio la etapa, recibo un fax y recojo el campamento. Lo dejo todo listo a resguardo del hotel mientras salgo a desayunar (no dan desayunos por el puto virus).

Poco antes de las 10:00 h salgo abrigado con chaqueta y perneras, y menos mal, porque en el km 3/104 me doy un buen guantazo. Rodando por una pista de tierra llana, para evitar un charco me escoro hacia la derecha pensando que con el brazo apartaría las cañas… pues justo en ese punto había una yucca camuflada entre las cañas que ni se inmutó mientras yo salía rebotado a 20 km/h. El machote de las cañas: 0 – Yucca: juego, set y partido. Gracias a ir abrigado y con guantes las heridas están limpias (sin tierra), son más bien quemaduras en la mano, codo y rodilla izquierda. La chaqueta está intacta, el guante un poco tocado y la pernera tiene un 7. Tras asimilar lo que me ha pasado, me tomo un ibuprofeno para que no se hinche nada, damos gracias al Señor, enderezo el manillar y una maneta y sigo la ruta pensando que sólo he perdido el orgullo (pero he perdido también el bidón). La próxima vez atravesaré el charco y/o bajaré la velocidad. Vergüenza de tortazo, a mis años.

Puede haber una yucca agazapada

Al poco llego a una zona de sendero junto al río Segura, es de tierra compactada así que sencillo. Tras superar Abarán, se abandona momentáneamente el cauce del Segura para lo que es necesario portear la bici unos 20 metros, llegando a una senda que aunque es sencilla, es mejor hacer con precaución porque tiene patio a mano izquierda.

En ese momento me doy cuenta de que he perdido el bidón, así que tendré que comprar unos botellines de agua en cuanto pueda y seguir la ruta con botellines en la mochila en vez de llevar el agua a mano en el portabidones. Paciencia habrá que tener.

Entre Blanca y Ojós me adelantan unos carreteros en un pequeño repecho. Los carreteros valencianos te retan acercándose y diciendo: “¿Hay carrera?”. Los carreteros murcianos te dicen: “Arranca arranca!!”.

Ojós

Antes de llegar a Archena de pronto empiezo a cruzarme con homínidos en albornoz. Estoy atravesando el balneario. Nos intercambiamos miradas de curiosidad. Al poco llego a Archena (km 25/104) primero a una fuente donde abrevo y luego a un bar, donde me limpio las heridas con agua y jabón y me aplico betadine (menos mal que al final decidí traerme el botiquín con monodosis de betadine). Como ya hace calor me guardo la chaqueta y las perneras. Me tomo un café y compro dos botellines de medio litro que me acompañaran durante los 166 km que me quedan hasta Villena. Cuando voy a pagar coincido con el dueño del bar: los bancos no son nuestros amigos y es mejor no utilizar tarjetas de crédito.

Desde Archena sigo hasta Lorquí, donde paro para almorzar y comprarme un bocata para comer en el área recreativa de La Contraparada, donde además de comer (apenas queda algún sitio libre) relleno agua. Desde Lorquí hasta La Contraparada se hacen muchos km entre cañas. Ahora me interesa la vida oculta de las yuccas… no sé porque será.

Desde La Contraparada hasta Orihuela, pasando por Murcia, se rueda prácticamente por carril bici pavimentado. Son unos 35 km de carril bici pavimentado llano que podría haber hecho rápidamente con mis 700×38 si no hubiera sido por el viento, así que incluso en ese momento me tocó remar. Esperaba haber parasitado a alguna eléctrica pero solo me encontré con dos guiris electrificados que iban más despacio que yo.

Orihuela me llamó la atención, es muy bonita. Salí por la puerta de la ermita de Nuestra Señora de Monserrate con unos críos gitanos diciéndome: “¿me dejas una vuelta?”. Pasan los años pero no cambia la técnica.

Al salir de Orihuela empiezo a rodar en sentido inverso por el recorrido del Camino del Cid para BTT correspondiente al sector “La defensa del Sur”. El viento en contra ya empieza a ser serio por lo que llegar hasta el hotel NH en Granja de Rocamora se me hace largo. Debería haberme alojado en Redován que además parece un pueblo muy bonito. Hago el check-in en el hotel de Granja de Rocamora, me ducho atendiendo a las heridas, me hago otra cura y espero hasta la hora de la cena. Al no ser un hotel céntrico de alguna manera estoy atrapado y debo cenar y desayunar en él.

Aunque he tenido algunas molestias en la rodilla y en la mano, parece que el golpe no me ha afectado demasiado (aparte de reprochármelo en mi cabeza). Me tomo otro ibuprofeno con la cena. Con la tripa llena me voy a dormir, mañana será otro día.

Datos IBP:

Km día: 103,94 km
Velocidad media en movimiento: 19,52 km/h
Tiempo en movimiento: 5:19:32 h
Desnivel: 150 m
IBPindex: 48 BYC Con una preparación física media: Fácil

El track AQUÍ.

Cena: consomé con pelota, entrecot con salsa de setas y patatas, una cerveza, tarta de queso, cortado 15,5€
Alojamiento: Hotel Costa Blanca. Habitación doble con baño, toallas, sábanas, champú/gel/jabón, wifi, bicicleta en la habitación del hotel: 35€/noche. Yo recomiendo.

Día 3/3: Granja de Rocamora – Villena (05/10/20)

He pasado buena noche y me despierto con 18º C en el exterior, hoy saldré de corto, pero antes… a ver cómo van rodilla, codo y mano. En apariencia me tiran las heridas y aunque no tiene mala pinta no lo sabré hasta que me ponga a dar pedales.

Bajo a desayunar y subo de nuevo haciendo la digestión mientras estudio la ruta, empaqueto las cosas, recibo un fax y me pongo las lycras.

Me pongo a pedalear a las 09:45 h. Hoy seguiré en sentido inverso el recorrido del Camino del Cid para BTT correspondiente al sector “La defensa del Sur”. Hace buen día y parece que las molestias son las normales. Se rueda por el Parque Natural de El Hondo a través de carreteras secundarias sin tráfico y durante bastantes km por la vía de servicio (un tanto degradada) de la CGRL (Comunidad General de Regantes de Riegos de Levante), que aparece como prohibida pero coincide con el Camino del Cid y es utilizada por los ciclistas de la zona habitualmente (tal y como me dijo un ciclista aborigen al que intercepté para preguntar). A través de esta vía llego hasta Elche donde almuerzo.

Subida El Cau

Tras cargar agua, salgo de Elche dirigiéndome a la subida a El Cau. Es por pista de tierra, lo que en adelante hasta Villena será lo habitual. Se trata de una subida tendida y corta que me deja ante una panorámica de Monforte del Cid donde vuelvo a cargar agua.

Monforte del Cid a la vista

De Monforte a Elda se rueda por el cauce del río Vinalopó, que incluye una senda sencilla pero que en ocasiones pasa por encima de bolos de río. Paciencia, es un tramo corto. Es peor el viento.

Paro en Elda a comer. Saliendo de Elda se asciende por una corta senda de buen firme hacia la fábrica de luz. Después me dirijo hacia Sax ya con un viento en contra potente. Hay que adecuar el ritmo porque al viento no se le puede ganar. Se rueda un corto tramo junto a la vía del tren sobre balasto. Paciencia de nuevo. En el área recreativa de El Plano de Sax cargo agua y me dirijo hacia Villena. Me gusta El Plano anidaré allí en una próxima ruta.

Llego a Villena cansado ya del viento. Me aseo un poco en la fuente, cargo la bici en el coche, me encuentro con Desmond y su familia y salgo hacia el hogar.

Bien está lo que bien acaba.

Datos IBP:

Km día: 88,41 km
Velocidad media en movimiento: 16,18 km/h
Tiempo en movimiento: 5:27:23 h
Desnivel: 859 m
IBPindex: 71 BYC Con una preparación física media: Media

El track AQUÍ.

BTT Los Serranos de Cuenca

Travesía de dos días (5-6 de septiembre de 2020) basada en la ruta BTT SERRANOS-RUTA-CUENCA, realizada en sentido antihorario. Tiene modificaciones para localizar fuentes y bares en los pueblos, pero sobre todo para reducir km y desnivel el segundo día. Aunque la ruta discurre entre los 1.000 y 1.500 m.s.n.m (es decir no hay ascensos demasiado prolongados), las pendientes son muy fuertes y en ocasiones sobre firme malo. En mi caso en vez de llevar un desarrollo de 32 con 11×46, debería haber llevado un plato de 30 para haber pateado menos (aunque hubiera pateado igualmente tanto por el calor que me salió como por un par de sendas de subida no ciclables).

En el hábitat pinares de rodeno -entre Pajaroncillo y Boniches- hay muchos tábanos y se encuentran en plena forma. Hay que llevar colores claros y ojo con pararse, y si hay que hacerlo, no hay que meterse en la sombra. El resto de ruta sigue habiendo tábanos y moscas de esas que te hacen sangre al morder, pero en un número normal, nada que ver con el acoso en los pinares de rodeno.

En toda la ruta hay poca cobertura de telefonía, e incluso en los pueblos si no tienes movistar. Hay suficientes fuentes distribuidas por el recorrido. A mi me salió mucho calor en septiembre y aun así pude hacerla llevando un único bidón de 950 ml.

Con el COVID había hostelería cerrada y en algunos casos -pocos- se notaba un trato un poco distante con los forasteros. Uso generalizado de mascarillas y claro, yo también llevé.

El equipaje que llevé:

Los gastos correspondientes a los dos días:

Día 1. Valdemoro Sierra- Salvacañete

Tras conducir 2,5 horas llego a Valdemoro-Sierra, descargo la bici cojo mis cosas y salgo sin poner a grabar el track, así que el track esá modificado para incluir los 2,4 km iniciales desde Valdemoro-Sierra hasta el área recreativa de La Balsa, donde me di cuenta de que no iba dejando miguitas de pan.

El entorno de La Balsa es muy bonito y cuenta con mesas, fuentes, barbacoa, etc. Desde allí hasta Valdemorillo de la Sierra la ruta es bien sencilla incluyendo rampas fuertes al llegar a este pueblo. Desde Valdemorillo de la Sierra hasta Pajaroncillo paro a comerme un plátano y ya en Pajaroncillo un café con hielo.

A partir de Pajaroncillo el calor y los tábanos empiezan a acosar. Hay tramos de fuerte pendiente muy degradados a base de una mezcla de arena y rodeno que me obligan a patear puntualmente mientras me voy quitando los tábanos de aquí y de allá. Lo mismo si paro a sacar alguna foto porque los paisajes son espectaculares. Al poco se recorre un corto tramo por la carretera que se abandona y tras pasar un puente sobre el río Cabriel empieza de nuevo una ascensión similar que otra vez me obliga a patear en ciertos puntos. En la veloz bajada a Boniches por fin dejo atrás a los tábanos. Espero que pronto os congeléis TODOS!!.

En Boniches tenía previsto comer en el bar, pero me lo encuentro cerrado. Los estantes de la tienda de comestibles están casi vacíos. No queda pan pero tres abuelas que estaban a la fresca con sus mascarillas me ven en apuros y me regalan una barra de pan. Con eso, una lata de caballa y un refresco de cola me voy hasta el área recreativa de El Trillero desviándome un poco del recorrido oficial para pasar por un árbol monumental. Este desvío me mete de nuevo en una pista con bancos de arena y una pendiente fortísima con escalones de raíces justo antes de llegar al área recreativa. Hay fuente barbacoa, mesas y unos niñatos nos deleitan con reggaeton antifa (!). Tras comerme el bocadillo y viendo los coches que había en el área recreativa, pregunto a la familia que tenía al lado cuál es el estado de la pista a continuación y me dicen que sin problema. Pienso que mejor será porque la batería se me está empezando a agotar.

En Campillos me tomo otro refresco de cola. Luego me encuentro con una sorpresa en forma de sendero no ciclable que asciende a la ermita de la Virgen de Alcalá. km 60 y el calor ya aprieta de verdad. En Alcalá de La Vega me como una barrita, recargo agua y comienzo la ascensión hacia Huérguina. Aquí ya empiezan los amagos de calambres así que a ratos pateo. En Huérguina vuelvo a rellenar agua y salgo hacia la ermita de San Roque (km 82) donde me encuentro con unos senderistas senior a los que con la idea de acortar etapa pregunto un camino fácil para ir a Salvacañete. Me comentan que paralelo a la carretera hay una ruta del colesterol que confluye con la carretera poco antes de llegar a Salvacañete y allá que voy. Afortunadamente el viento a favor me ayuda a terminar este tramo. Entro a Salvacañete como alma en pena: picotazos de tábanos, amagos de calambres, un hilo de voz, la lengua rasposa de beber sin parar, los labios agrietados y el maillot acartonado por las sales perdidas.

Antes de ir al hostal, me tomo una clara de limón que me sabe a GLORIA BENDITA.

Cojo la habitación, abro con dificultad la cremallera del maillot que se había quedado sólida, me ducho y ceno mientras cotilleo las conversaciones de los aborígenes (fulanito se ha forrado con lo de la pandemia, si es que no hay feria mala… con esto del virus me corto yo el pelo en casa… no hace falta que lo jures…). Luego un breve paseo nocturno por el pueblo y a dormir con el bidón de agua con isostar al lado. Poco tiempo para regenerarme antes de la etapa de mañana.

El track AQUI.

Las fotos de la etapa AQUI.

Datos IBP:

Km día: 90,12 km
Velocidad media en movimiento: 13,58 km/h
Tiempo en movimiento: 6:38:14 h
Desnivel: 1.913 m
IBPindex: 143 BYC Con una preparación física media: Muy dura

Cena “La Terraza de Garrido”: tres filetes de lomo con huevo frito, patatas, pan, cerveza, pudding casero y cortado: 14,20€
Alojamiento: Apartamentos de Alta Montaña, H.S., C/ Nevera, 17, Salvacañete, Teléfono: 969 357 104 / 620 968 989. Habitación doble con baño, toallas, sábanas, champú/gel/jabón, wifi, bicicleta en la habitación: 20€/noche. Yo recomiendo.

Día 2. Salvacañete-Valdemoro Sierra

La noche tras la primera etapa ha sido complicada. Toda la noche levantándome a mear y beber, mear y beber, mear y beber, entre amagos de calambres. Cuando amanece parece que estoy bastante regenerado. Haciendo tiempo para bajar a desayunar, estudio el mapa y los perfiles por si es preciso buscar alternativas que suavicen la etapa prevista. Ya tengo algunas ideas, pero en principio trataré de seguir la ruta prevista y ya iré viendo sobre la marcha.

Después de desayunar hago una parada en boxes, me pongo las lycras y salgo. Tras una rápida bajada llego a la primera subida del día que me permite apreciar una panorámica de Salvacañete. Poco antes de finalizar la subida, y en un punto de la bajada, el estado de la pista me obliga a patear. La segunda subida es más tendida y con un firme muy bueno así que la hago sin problemas, aunque a un ritmo bajo. En la cima está la fuente de Pradomadera, donde cargo agua y bajo siguiendo a una BMW GS. Paramos en La Nogueruela y mientras el de la moto habla con unos paisanos, yo me como una barrita a la sombra.

Termino la bajada en dirección a la cascada y cuevas de La Peraleja, pero antes tengo que vadear el río Zafrilla, y el paso es relativamente profundo, así que me descalzo y paso con la bici al hombro y el agua por la rodilla. Me vuelvo a calzar, investigo la cascada y cuevas y sigo marcha, pasando de nuevo el río, aunque esta vez a través de un puente.

Inmediatamente se toma una senda de subida -a tramos ciclable- que me deja en la tercera ascensión del día, muy dura, que me veo obligado a hacer pateando en-te-ra. Llego así al rento de Artigas (km 18,7). Viendo que me ha costado 3 horazas (incluyendo paradas) recorrer esos 18 km de los 77 previstos (+700 m respecto de los +1796 de desnivel previstos), ya me queda claro que no voy bien y que tengo que empezar a tomar decisiones para reducir kilómetros y desnivel si no quiero eternizarme.

De acuerdo con el estudio de alternativas que he hecho a la mañana, tengo que llegar a Zafrilla por la ruta prevista y a partir de ahí empezar a trazar alternativas.

En la bajada asusto a un burro que dormitaba en mitad de la pista (corre a unirse con unas ovejas que estaban ladera arriba), llegando poco después al desvío a la fuente del Tejo (km 28) donde paro a cargar agua. Es “la fuente de la gota”, así que me va a tocar esperar mientras se rellena el bidón. No pasa nada, me relajo mientras espero una vez tomada la decisión de modificar la ruta prevista.

En Zafrilla paro a comer en el “Bar Papi”. Espero un poco a que me baje la comida y tomo la primera alternativa: acortar hacia la Laguna del Marquesado tomando la carretera CU-V-9103. Una vez superado el puerto de Zafrilla, me salgo para retomar la ruta en la senda que baja a la laguna del Marquesado, que es bastante ciclable. Paso junto a la laguna y tomo otra senda que, entre huertas abandonadas ocupadas por cardos, me deja un poco arañado en Laguna del Marquesado.

En Laguna del Marquesado descanso a la sombra y vuelvo a abandonar la ruta prevista (hacia Tejadillos), para ir por carretera de nuevo hacia Huerta del Marquesado, donde paro a tomarme una clara de limón a la sombra de nuevo.

En Huerta del Marquesado vuelvo a retomar la ruta prevista para ir por una pista en fenomenal estado hacia Campillos-Sierra, donde recargo agua y tomo la carretera del puerto que, tras una corta subida, me deja en la bajada que me llevará rápidamente al punto de inicio de esta ruta de dos días.

Me aclaro en la fuente mientras el volumen de una única campanada de la iglesia casi me afloja el esfínter, cargo la bici, me alejo un poco del pueblo y hago un momento pelotari para quitarme las lycras y ponerme ropa cómoda con la que hacer -despacito y con buena letra- las 2,5 horas de coche que aún me quedan hasta el hogar.

En total, la previsión para hoy eran 76,9 km y +1.796 m y al final me salieron 61,57 km y +1.545 m. Parece que no, pero estoy contento, sobre todo porque he sido capaz de modificar lo planeado. Me estoy aflojando.

El track AQUI.

Las fotos de la etapa AQUI.

Datos IBP:

Km día: 61,26 km
Velocidad media en movimiento: 11,51 km/h
Tiempo en movimiento: 5:19:25 h
Desnivel: 1.545 m
IBPindex: 117 BYC Con una preparación física media: Muy dura

Telerrealidad salvaje

Una cámara grabando 24h/día nos permite espiar -desde la seguridad del hogar- a unas pajarracas que, actuando con nocturnidad, cometen asesinatos y sacrificios de sangre, pero también tratan de sacar adelante a su prole protegiéndola de todo mal. Potaje de pasiones!!

Este reality si que me tiene enganchado.

Noches alegres… mañanas tristes (toda la acción es nocturna, luego de día toca descansar).

Se trata del interior de un nido de lechuza común (Tyto alba) situado cerca del Centro de Visitantes de “Casa Palillos” en el Parque Nacional de Cabañeros, localizado entre las provincias de Ciudad Real y Toledo,  Castilla-La Mancha, España.

Por ser de interés general de la Nación la conservación de Cabañeros como espacio natural representativo del ecosistema de bosque mediterráneo, este ámbito fue declarado Parque Nacional en 1995 y actualmente tiene una superficie de 40.856 hectáreas.

Entre sus ecosistemas mas notables destaca la “Raña”, extenso herbazal escasamente arbolado, rodeado de montañas cubiertas por bosque mediterráneo. Esta zona es lugar ideal para que la lechuza común cace los pequeños roedores y pájaros de los que se alimenta. Suele instalar sus nidos en oquedades de las casas, no molestándolas la presencia humana. Debido a que cada vez hay menos agujeros disponibles, y para favorecer su cría, se instaló hace mas de 20 años esta caja nido. Desde entonces es raro el año en que no ha criado, soportando bien los ruidos causados por el tránsito de los numerosos visitantes que acuden al Parque cada año.

Reclusión domiciliaria

En estos días -tan difíciles en lo humano, esclarecedores en lo político y preocupantes en lo económico- los que practicamos el ciclismo de montaña nos hemos visto recluidos lejos del medio natural que frecuentábamos gracias a nuestras bicicletas.

Además, es una situación de la que ni los medios de comunicación del gobierno, ni las RRSS, nos permiten desconectar. Y aunque es una situación de la que debemos ser conscientes en este momento, y sobre todo consecuentes en el futuro también es necesario desconectar para no somatizar la ansiedad o el stress (yo en eso voy de machoman: no pasa ná, todo va bien, estoy de putamadre… y de repente me empieza a salir una verruga por aquí… un eccema por allá).

Durante la primera fase del estado de alarma por el COVID-19, fui un día a la semana al trabajo en bicicleta (aunque acortando la ruta que suelo hacer por si algún miembro de las FFCCSE me echara en cara un posible rodeo, con certificado de la empresa, tarjeta de identificación de la empresa, DNI y el GPS grabando la ruta de modo que pudiera acreditar el origen y el destino del desplazamiento). En total fue un día a la semana por dos semanas. Poco satisfactorio ya que últimamente salía tres veces por semana… pero sobre todo por los ejemplares ciudadanos parapoliciales que desde sus vehículos me increpaban idioteces. De repente dejé de disfrutar de ir al trabajo en bicicleta.

En la segunda fase del estado de alarma por el COVID-19, quedaron paralizadas todas las actividades laborales no esenciales, de modo que empecé con el teletrabajo y con la búsqueda de un rodillo, a poder ser, a un precio no burbujeado.

El rodillo finalmente lo compré online en Decathlon. Se habla mucho y mal de las grandes superficies, pero Decathlon mantuvo los precios pre-crisis a diferencia de la especulación del pequeño comercio y de los particulares en el mercado de segunda mano.

En la situación actual, puesto que no puedo acceder al medio natural (que es el 70% de mi disfrute cuando salgo en bici de montaña), al menos puedo:

  • Hacer rodillo.
  • Diseñar travesías en bicicleta (ya tengo 9 listas a falta de saber si la hostelería estará disponible).
  • Beber ron con cola.

20200411_115739-001

Las 26″ con tres platos mucho mejores para el rodillo que las 29″ monoplato

Quién hubiera dicho cuando en el año 2003 o 2004 me deshice asqueado del rodillo, que en el año 2020 iba a estar buscando un rodillo evitando a los especuladores y, lo que es peor, que iba a disfrutar del mismo (y también del teletrabajo). Lo que hace el encarcelamiento. Hago rodillo y teletrabajo con placer. Está claro que el ser humano es resiliente.

Viendo que, independientemente de las medidas preventivas que tome, estoy unido al destino sanitario y económico de la humanidad, sólo puedo decir que mi misantropía ha pasado a un nivel superior… dejando clarostá de lado una cuestión que se está agravando según transcurren los días de reclusión domiciliaria, una cuestión que ni se puede decir más alto, ni se puede decir más claro:

Aunque espera… sí que se puede decir más claro:

Cuando los partidos carceleros (todos los partidos políticos están a favor) me llamen para la fiesta de la democracia… #yomequedoencasa

Avid HS1 160 mm (Avid de Aliexpress…)

Tras 10 meses de uso con pastillas semi-metálicas, he tenido que sustituir los “Avid HS1” de 160 mm (Avid de Aliexpress…).

No sólo han durado muy poco, es que además, se me han calentado unas cuantas veces y en una de ellas se me quemó el líquido de frenos.

Por otro lado, la pista de frenado no se adapta del todo a los frenos Shimano XT, de modo que quedan partes internas y externas sin morder por las pastillas.

En mi opinión, unos discos “Avid de Aliexpress” MUY MALOS. No sólo duran poco, es que además no van bien.

El tesoro de La Llanada en BTT

Álava es naturaleza en estado puro salpicada de patrimonio, arte y cultura. Es el territorio con más áreas naturales protegidas de Euskadi y un lugar perfecto para perderse entre valles, montañas y pueblos repletos de historia.

Las fotos de la ruta:

El Tesoro de La Llanada en BTT from Jonhoa on Vimeo.

Con éste recorrido por La Llanada Alavesa se rueda por la Cuadrilla de Gorbeialde, tierra de embalses, circundando el de Ullíbarri Gamboa, un entorno donde el agua, la flora y la fauna invitarán al viajero a hacer una parada para disfrutar de un paisaje inigualable.

20190808_144705-001

Nos acercaremos a la Cuadrilla de la Llanada Alavesa, que desde siempre ha sido tierra de paso y de encuentro. Por ella trascurren, el que fuera en los siglos XV, XVI y XVII, el Camino Real de las Postas, el Camino Santiago del interior, o el antiguo trazado del Ferrocarril Vasco-Navarro, convertido en Vía Verde.

Monumentos megalíticos, arte románico o pueblos fortaleza cargados de historia salpican el recorrido. Estas ruta es apta tanto para ciclistas experimentados como para aquellos que se están iniciando. Cuenta con unas excelentes comunicaciones por carretera y ferrocarril que permiten al cicloturista diseñar su viaje como desee, en función de la dificultad y del tiempo del que disponga.

20190809_134200-001

Uniendo vías verdes y caminos agrícolas, prácticamente se mantiene siempre a la vista la torre de alguna de las iglesias de los pueblos por los que se pasa. Hay fuentes urbanas en abundancia y el firme es muy sencillo en el 98% del recorrido.

Yo el trazado original lo modifiqué para hacerlo en dos etapas en sentido horario, durmiendo por libre en el merendero que hay junto a la ermita de la Virgen de Ayala en Alegria-Dulantzi (hay mesas, zona de aparcamiento y contenedores para basura, pero no tiene agua, lo que deberá ser tenido en cuenta para anidar allí). Ojo porque elegí poner el nido en una de las pocas zonas de La Llanada que incluye fuertes pendientes (buscando evitar la presencia de homínidos), y esto implica una rampa potente para acabar el primer día, y otra para empezar el segundo día. En Alegria-Dulantzi hay estación de tren, lo que permite acercarse a hacer la ruta en transporte público.

Hay que pinchar sobre las etapas para obtener el track:

TTT en BTT: El tesoro de La Llanada en BTT (1/2)
Datos IBP:

Km día: 89,22 km
Velocidad media en movimiento: 19,18 km/h
Tiempo en movimiento: 4:39:08 h
Desnivel: 522 m
IBPindex: 55 BYC Con una preparación física media: Media

Fotos día 1/2 AQUÍ.

TTT en BTT: El tesoro de La Llanada en BTT (2/2)
Datos IBP:

Km día: 78,62 km
Velocidad media en movimiento: 19,05 km/h
Tiempo en movimiento: 4:07:39 h
Desnivel: 882 m
IBPindex: 64 BYC Con una preparación física media: Media

Fotos día 2/2 AQUÍ.

A disfrutar.

TTT en BTT (Travesía Teruel-Tortosa en BTT)

Aprovechando las conexiones ferroviarias Sagunto-Teruel y Tortosa-Sagunto, la idea fue diseñar -y realizar- una travesía en BTT que uniera Teruel con Tortosa, trazando una perpendicular al Sistema Ibérico. Aproveché también -en sentido inverso- la parte del trazado de La Transmaestrazgo de Aníbal desde Morella a Tortosa.

24683979master-1

Con esta ruta se atraviesa la Sierra de los Cabezos (con ascensión obligada al Cabezo Alto de 1.640 msnm) y la Sierra de Gúdar (con ascensión opcional al Peñarroya de 2.028 msnm, techo de la provincia de Teruel y máxima altitud de la travesía), se pasa entre la Sierra de las Dehesas y la Sierra Brusca por la Rambla de Las Truchas, que al pasar de Aragón a la Comunitat Valenciana cambia de nombre y está protegida como Paraje Natural Municipal de La Rambla de Celumbres, se rueda por el Parque Natural de la Tinença de Benifassà (Puertos de Beceite o Els Ports, dependiendo de la Comunidad Autónoma), con ascensión opcional al Mont Caro (1.441 msnm), y en general todo el recorrido discurre por espacios de la Red Natura 2000 (LIC, ZEPA o ya ZEC).

El trazado completo lo dividí en cuatro etapas. Hay que pinchar sobre cada una de ellas para obtener el track de cada etapa e información detallada:

TTT en BTT: Día 1. Teruel – Alcalá de la Selva
Datos IBP:

Km día: 56,34 km
Velocidad media en movimiento: 12,55 km/h
Tiempo en movimiento: 4:29:22 h
Desnivel: 1.563 m
IBPindex: 101 BYC Con una preparación física media: Muy dura

TTT en BTT: Día 2. Alcalá de la Selva – Portell de Morella
Datos IBP:

Km día: 71,21 km
Velocidad media en movimiento: 13,39 km/h
Tiempo en movimiento: 5:18:59 h
Desnivel: 1.374 m
IBPindex: 96 BYC Con una preparación física media: Dura

TTT en BTT: Día 3. Portell de Morella – El Boixar
Datos IBP:

Km día: 68,97 km
Velocidad media en movimiento: 12,55 km/h
Tiempo en movimiento: 5:38:36 h
Desnivel: 1.902 m
IBPindex: 131 BYC Con una preparación física media: Muy dura

TTT en BTT: Día 4. El Boixar – Tortosa
Datos IBP:

Km día: 60,34 km
Velocidad media en movimiento: 16,82 km/h
Tiempo en movimiento: 3:35:18 h
Desnivel: 1.021 m
IBPindex: 77 BYC Con una preparación física media: Dura

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

  • Es una ruta muy dura, más vale ir en todo momento en modo ECO (que para mí significa evitar el reflejo de bajar piñón nada más superar un repecho y valorar el coste/beneficio de seguir montado en según qué rampas).
  • Llevar calzado que permita patear con comodidad.
  • En los tres alojamientos que propongo dan servicio de sábanas y toallas. Se puede pagar con tarjeta en Alcalá de La Selva y en Portell de Morella pero en El Boixar no se puede pagar con tarjeta
  • Se circula por el cauce de la Rambla de Las Truchas (que en la Comunitat Valenciana se llama Rambla de Celumbres). Esta rambla no lleva agua todo el año, solamente en las épocas de deshielo de las nevadas o lluvias intensas. Por eso, mucho cuidado con las tormentas aguas arriba, sobre todo en la parte aragonesa ya que requiere más tiempo porque lleva bastante pateo por su cauce.
  • Comprar los billetes (para bici y para ciclista) con antelación. Yo traté de hacerlo con dos semanas de antelación, y tuve que adelantar la ruta al viernes porque para el sábado ya no quedaban plazas de bicicleta. Es importante reservar billete para la bicicleta porque si luego aparece un ciclista de última hora y el revisor se pone tonto… nosotros tenemos billete comprado con antelación.
  • Yo hice la ruta con un bidón de 950 ml. Hay suficientes fuentes para rellenar. Un único tramo problemático en este aspecto: el tramo Morella-El Boixar. Yo tuve la precaución de coger una botella de agua mineral de 330 ml en Morella, y a pesar de la dureza de ese tramo, en la última parte ya por carretera fui forzándome a beber el agua extra para estar bien hidratado para el día siguiente.
  • Llevé chubasquero, chaleco cortavientos y manguitos. Usé las tres prendas (el chaleco cada día mientras cenaba… tras la ruta me quedo helado siempre).
  • La afluencia de turistas en Morella os hará sentiros como extraterrestres después de tantos kilómetros solitarios.
  • En parte por el socarramiento y en parte porque si no cogía el tren de las 13:38h tendría que haber esperado al de las 19:02h, desistí de subir al Caro (Miquel, no es otra espinita, ya lo subí cuando hice La Transmestrazgo). Así logré llegar sin agobios a la estación de tren con 20 minutos de antelación. Hasta foto pude sacar.
  • Precaución con las vacas en extensivo con ternero. Hay que respetarlas… pero si les tienes miedo, elige otra travesía.
  • Mucho cuidado con los cierres de ganado y las cadenas puestas que ni a mala idea.
  • Plato de 32 y piñonera 11-46. Sin pinchazos. Muy recomendable llevar las pastillas de freno en perfecto estado. Como única avería -diferida- después de la travesía tuve que purgar el líquido de los dos frenos. Lo quemé en la bajada del Cabezo Alto.

EQUIPAJE

Para descargar el listado de equipaje, pinchar AQUÍ .

DESGLOSE DE GASTOS

Gastos TTT en BTTLas fotos de la travesía:

Té té té,
Teteté teté,
Té té té teté en BTT…

Con esta travesía Teruel-Tortosa, y las travesías Teruel-Cuenca y Teruel-Valencia, doy por concluidas las travesías desde Teruel. Creo.

A disfrutar.

TTT en BTT. Día 1. Teruel – Alcalá de la Selva

Viernes 21/06/19.

Accedo al parquing de la estación de tren de Sagunto (donde dejaré el coche cuatro días), descargo la bici y me planto en el andén correspondiente… con tres cuartos de hora de antelación. La maletitis del abuelo en todo su apogeo.

En el viaje comento la jugada con una pareja de ciclistas que van a hacer la Vía Verde Ojos Negros. A una hora de llegar a Teruel, me zampo un bocata de lomo con chorrito de aceite y su refresco de cola. De postre un plátano, mientras observo las nubes que se van acercando desde el Norte. Hoy no me libraré porque en algún punto nuestros recorridos se van a cruzar. Voy mentalizado.

A la llegada a Teruel me despido de la pareja de ciclistas y tras circunvalar la ciudad a través de carriles bici, cojo el precioso camino de Las Suertes que me lleva hacia la Sierra de los Cabezos pasando por las áreas recreativas de Fuente Cerrada y Fuente Carrasco. En esta última (km 12) hay que abrevar y cargar agua porque la próxima fuente está en el km 40 y entre medias está la ascensión al Cabezo Alto (la fuente de la ermita de la Virgen del Pilar, en el km 37, estaba inutilizada).

La subida al Cabezo Alto (1.640 msnm) es muy llevadera hasta el km 18, a partir de ahí hay muchos tramos que combinan fuertes pendientes y firme de cascajo natural que me obligaron a poner pie a tierra varias veces. Llegando a la Masía de La Hita, en vez de acercarme (por temor a los perros y a que un posterior posible cierre de un camino que es privado me desvirtuara la ruta) seguí por el camino de Las Suertes que en ese punto es tal cual una pedrera que hay que patear. Así que cabe tratar de ir por el camino privado de la Masía de La Hita (está señalizado con dos waypoints).

24681671master

En la cima del Cabezo Alto, además del correspondiente vértice geodésico, hay una torre de vigilancia forestal. Saco foto y me dispongo a bajar rápidamente porque las nubes son muy amenazadoras y ya se oye tronar. Lo de bajar rápidamente es un decir. El firme de arena/cascajo/pedrolos hace que la bajada requiera mucha concentración y no soltar demasiado el freno para tratar de que la bici baje por donde quiero. La bajada pedrusquera por un entorno espectacular (admirarlo y seguir bajando se hace complicado) da paso a una carretera que no se abandona hasta llegar a El Castellar. Pero antes paso junto a la ermita de la Virgen del Pilar (que como ya he dicho, tiene una fuente inutilizada), justo en el momento en el que empieza a llover. Me refugio en la ermita mientras me pongo el chubasquero (mis cosicas de la mochila ya venían embolsadas). Mientras me acabo el agua y me como un plátano, espero a que escampe. Cuando para el chubasco me pongo en marcha y tras pasar por su mirador de estrellas, llego a El Castellar donde recargo agua justo cuando vuelve a abrirse el cielo, acabando con granizada. Pero oye, fenomenal: la primera tormenta me coge en la ermita de la Virgen del Pilar y la segunda la observo tomándome un refresco de cola en el bar de El Castellar. El dueño hasta me ofrece meter la bici en la terraza cubierta. Bike-friendly.

Con la segunda tormenta la temperatura ha bajado desde los 38 a los 16,7 ºC. Así que aunque ya no llueve, salgo con el chubasquero puesto. Después de la lluvia, está todo limpio y como nuevo. Salgo por carretera pero inmediatamente tomo un camino de tierra que no ha hecho barro. Fenomenal. Como vuelve a subir la temperatura, paro para quitarme el chubasquero. Tras unos 6 km, se toma una carretera que lleva hasta Alcalá de La Selva, final de etapa. Registro en el hotel, ducha, lavar&tender las lycras y descanso mientras me hidrato hasta que bajo a cenar. Me abalanzo sobre la cena de tal manera que apenas escucho al niño-vieja que está sentado en la mesa de al lado (todo lo que dice son frases de vieja).

En esta etapa cometí el error de no comer algo en el Cabezo Alto (km 22), pero entre las prisas por la amenaza de tormenta y que tenía planificado el plátano en la ermita de la Virgen del Pilar… para cuando me lo comí ya iba de bajona. A veces hay que cambiar lo planificado. Pero… ¿y la imagen que debí de dar a la hora de la cena?, debió de ser impagable.

Alojamiento: Media pensión en el Hotel La Vega. Me dejaron guardar la bici en uno de sus salones. Servicio de sábanas y toallas. Yo recomiendo. Cena: ensalada, patatas rellenas de carne y setas al horno, secreto a la plancha con patatas, vino con gaseosa a placer y tarta de queso. Desayuno: café con leche, zumo, tostadas, fiambre, queso, plátanos… Total: 60€.

Datos IBP:

Km día: 56,34 km
Velocidad media en movimiento: 12,55 km/h
Tiempo en movimiento: 4:29:22 h
Desnivel: 1.563 m
IBPindex: 101 BYC Con una preparación física media: Muy dura

Las fotos del día, AQUÍ.

Para ver el resto de las etapas, hacer click:

TTT en BTT: Día 1. Teruel – Alcalá de la Selva
TTT en BTT: Día 2. Alcalá de la Selva – Portell de Morella
TTT en BTT: Día 3. Portell de Morella – El Boixar
TTT en BTT: Día 4. El Boixar – Tortosa
Travesía completa, conclusiones y recomendaciones: TTT en BTT (Travesía Teruel-Tortosa en BTT)

A disfrutar.

TTT en BTT. Día 2. Alcalá de la Selva – Portell de Morella

Sábado 22/06/19.

Me despiertan un montón de vaqueros que a pie y a caballo conducen un rebaño de vacas por la carretera (más personas que vacas que decían los del hotel). Está despejado, aunque hace algo de fresco. Haciendo tiempo para que vaya subiendo la temperatura, me levanto tarde, desayuno y mientras hago la digestión, hago la parada en boxes, hago la mochila y me pongo las lycras. Compruebo que la bici está en orden, pago lo que debo y salgo.

Aunque salgo con el chaleco corta-vientos y los manguitos, las primeras rampas de subida al Peñarroya me invitan a quitarme las lycras de abrigo. La ascensión en su tramo inicial es muy dura, y se va suavizando según vamos superando los bancales y alcanzando el suelo forestal. Antes de bajar hacia Valdelinares, opcionalmente podemos tomar el desvío que nos lleva hasta la cima del Peñarroya que, con sus 2.028 msnm, es el techo de la provincia de Teruel. Este tramo es menos duro frente al anterior, o puede que el objetivo tan cerca actúe como la zanahoria con el burro. En todo caso me quité la espinita del día 3 de la travesía Centauros del desierto. Travesía MTB Valencia – Hondarribia.

El descenso a Valdelinares se puede hacer por carretera/sendero/pista, por carretera/pista o por carretera. Yo lo hice por carretera/sendero/pista. El sendero es entretenido, más que por su dificultad técnica, por la dificultad para seguirlo debido al desgaste por la intensidad de uso de las vacas de la zona. La pista a continuación del sendero también tiene ganado. Hay que respetarlas porque -sobre todo con terneros- las vacas pueden dar sorpresas. En definitiva, si les tienes miedo, coge la carretera de bajada.

En Valdelinares me como una barrita y recargo agua. Desde Valdelinares (km 18) hasta Mosqueruela (km 36) se va por pista que pasa junto a dos fuentes: la fuente del Tordo que da servicio a un abrevadero de vacas y la fuente de San Pedro que da servicio a un depósito contra incendios. Me parece más fiable recargar en Valdelinares para llegar a cargar agua de nuevo en Mosqueruela sin utilizar esas fuentes intermedias (dejo los waypoints no obstante). Como hito paisajístico es reseñable que en la pista que une Valdelinares con Mosqueruela aparecen con intensidad los muros de piedra seca, ya no sólo para sostener los bancales, también en forma de corrales de ganado, refugios de pastor y cierres de parcelas que acotan a veces las vías pecuarias por las que se rueda.

En Mosqueruela compro almuerzo (bocadillo de jamón, refresco de cola y galletitas de chocolate). El tendero me regala el pan que me baja de su propia casa. Busco un sitio a la sombra y almuerzo tranquilamente. Las galletitas de chocolate que me sobran van a la mochila. En esas el tendero salió y al verme en el suelo me dijo que me sentara en las sillas que había en la fachada de su tienda… que daba mala imagen. Pero es que justo esa es la imagen de pies negros que quería dar. Estos viajes tienen algo de ego-trip.

24681722master

Salgo de Mosqueruela pasando junto a una ermita, e inmediatamente comienzo a descender por la rambla de Las Truchas. Pista de buen firme encajada entre paredes llenas de pinos. Rodando por encima de 25 km/h sin casi dar pedales hasta el área recreativa de Las Truchas (km 43). Abrevo y recargo agua en su fuente. Una preciosidad, todo fenomenal… hasta que sigo camino. A partir del área recreativa de Las Truchas la pista se degrada rápidamente. A cada cruce con la rambla peor, hasta que llega un momento que me toca patear por el mismo cauce de bolos. Así unos 3,5 km (45 minutos) hasta que el recorrido vuelve a ser 100% ciclable, acabando de nuevo en pista buena por la que llegamos hasta el Puente de Sant Miquel que tiene una fotaza.

Subo por carretera hacia La Iglesuela del Cid, donde recargo agua (km 60). Un pueblo espectacular. Salgo por una pista delimitada por muros de piedra seca que desemboca en la carretera que me deja inmediatamente en la cima del puerto de Las Cabrillas. Desde allí un rápido descenso por carretera me deja en Portell de Morella, final de etapa. Registro en el hotel, ducha, lavar&tender las lycras.

Cojo la bici y mientras me tomo una cerveza, limpio la cadena y le aplico squirt bajo la atenta mirada de los abuelos del pueblo. Está todo muy tranquilo (la juventud se ha ido a Les Alberedes. Hoy “hacen” vacas). Hasta la hora de la cena, charlo en la terraza del hotel con los abuelos… del tiempo, de los pollos “de carreras” (de cría intensiva), de cómo criaban cerdos entre todos para luego ir matándolos a necesidad (los últimos cerdos ya no se dejaban coger, se olían algo), de los que hacen fotos de las casas para el catastro, de los fondos europeos, de las avionetas que diluyen las tormentas, de los caracoles que salen amargos por la nueva hierba que ha venido con los piensos, de cómo construían y reconstruían… y reconstruían los muros de piedra seca, de su opinión sobre los productos ecológicos… y alucino con las puyas que se lanzan entre ellos: -¿Qué haces a la sombra con gorra…?, tu llevas gorra porque estás calvo!!. No maduramos, y me alegro.

Se suponía que la etapa iba a ser rápida una vez superado el Peñarroya, por eso y por la incertidumbre de su duración, me supo mal el pateo de la rambla de Las Truchas. Hay dos opciones, meterse en la rambla (excepto si hay riesgo de tormenta) contando el extra de tiempo que supone el pateo de 3,5 km (45 minutos), o trazar una alternativa desde Mosqueruela por fuera de la rambla. De alguna manera, mentalizándose con antelación, merece la pena relajarse y disfrutar de ese entorno libre ya de la incertidumbre que tuve yo respecto de la duración del pateo.

Alojamiento: Media pensión en el Hotel Portell de Morella. Me dejaron guardar la bici en el espacio del restaurante. Servicio de sábanas y toallas. Yo recomiendo. Cena: pasta carbonara, chuletas a la plancha con patatas, ensalada, tercio de cerveza y cuajada de turrón. Desayuno: café con leche, zumo, tostadas, fiambre, queso, plátanos… Total: 50€.

Datos IBP:

Km día: 71,21 km
Velocidad media en movimiento: 13,39 km/h
Tiempo en movimiento: 5:18:59 h
Desnivel: 1.374 m
IBPindex: 96 BYC Con una preparación física media: Dura

Las fotos del día, AQUÍ.

Para ver el resto de las etapas, hacer click:

TTT en BTT: Día 1. Teruel – Alcalá de la Selva
TTT en BTT: Día 2. Alcalá de la Selva – Portell de Morella
TTT en BTT: Día 3. Portell de Morella – El Boixar
TTT en BTT: Día 4. El Boixar – Tortosa
Travesía completa, conclusiones y recomendaciones: TTT en BTT (Travesía Teruel-Tortosa en BTT)

A disfrutar.