AL FILO DE LO IMPOSIBLE: RODANDO POR TI

[…] Nos resultaría difícil recordar cómo cada uno adquirimos la sorprendente habilidad de sostenernos y avanzar sobre dos ruedas. Y es tan complicado porque esa hazaña viaja por nuestro cerebro con la ligereza de los juegos. Nuestra primera bicicleta fue, sin duda, nuestro mejor juguete […]

AL FILO DE LO IMPOSIBLE: RODANDO POR TI

[…] El golpe de adrenalina es tan fuerte que nos volvemos algo locos, pero tambien alcanzamos una percepción más ágil. Es como si nos volviésemos hipersensibles y capaces de controlar cualquier situación. Saltamos o evitamos todos los baches, las piedras, las raices, a velocidades que pueden alcanzar los 70 km/h. Esta sensación de control supone una felicidad instantánea. Los problemas se desvanecen y los malos tragos vuelan con el viento. La terapia de la bicicleta surte efecto siempre. Ella se convierte en una amiga inestimable, por eso la queremos tanto.

La ciudad les espera ahí delante. El obligado regreso al caos oscuro y macilento se endulza con el sueño de poder volver a la naturaleza. […]

Sebastián Álvaro y Javier Ortega

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mundo bicicleta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s