Alma libre

Igual que un mago de Oriente
con poder y ciencia rara
logré romper la cadena
que sin piedad me ataba.

Saltó en mil pedazos
como fina copa
lo triste de mi vida se volvió feliz
logré que si el amor de mi se olvidaba
igual tampoco yo de él me acordaba.

Perfume de alegría tiene mi alma libre
sin penas ni rencores yo podré vivir
si me quieren, se querer
si me olvidan, se olvidar
porque tengo el alma libre
para amar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Alma libre

  1. Ana María dijo:

    Veo que tu niña es una bici, jaja
    Has abierto esto para compartir oues ya ves que hay alguien que te ha recorrido.
    He visto esas fotos, la naturaleza y tu niña, ya ves
    En todo ese trayecto que hiciste solo hablas de que comiste, cuales eran los precios, alguna que otra anecdota
    pero que sentiste?
    que recuerdos te llevas?
    Un saludo 

  2. Carlangas dijo:

    Hola Ana,
     
    Viajando sólo, a lo largo de todos los días tuve muchos sentimientos, desde el "quién me mandaba a mí meterme en esto…", hasta el "¿cómo voy a poder contarlo?", pasando por un peligroso bienestar cuando estaba en mitad de ningún sitio, muy lejos de alguien, que me impulsaba a pararme y dejar pasar el tiempo, una especie de vértigo extraño, por el que si me hubiera dejado llevar, me hubiera atrapado la noche. Ah, también me cagué en Laparra muchas veces, incluso me acordé de su madre. (Laparra, Jordi, es el diseñador de la ruta "La travesía de los Pirineos en BTT, del Mediterráneo al Atlántico por el Pirineo", publicada por la Editorial PRAMES).
     
    Curiosamente en ningún momento sentí desánimo, o ganas de abandonar. A pesar de los días de lluvia y el fuerte resfriado que arrastré. Tampoco miedo a perderme, pues excepto el último día, gracias a los mapas y el GPS no tuve problemas de orientación.
     
    ¿Miedo a tener un accidente?, no más que en cualquier otra salida de mtb, aunque en este caso yo fui muy prudente, tanto pensando en mí, como en la niña, que la ruta es larga y hay que aguantar sin romper nada.
     
    Al acabar, y aunque no me lo esperaba, me emocioné bastante al llegar a Hondarribia. Pero sin mariconadas, ¿eh?
     
    Algo más de una semana después de acabar la ruta, todavía me siento bastante hippie. Peace&love para todos. Y el año que viene más.
     
    Estoy en proceso de ordenar los recuerdos, espero que esta bitácora me ayude.

  3. Ana María dijo:

    te encontre de nuevo
    Acabo de responderte y te he confundido con otra persona
    ya se quien eres
    un saludo
     
    y gracias por tu respuesta 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s