Ademuz, con amigos, más cerca

Día 1. 12/08/09: Utiel – El Remedio.

Inicialmente me desplazo hasta la nueva estación de tren de Sant Isidre (estación provisional en la que se cogen los trenes de las líneas C3 y C4 mientras se hacen las obras del AVE en la estación de Valencia Nord). Como el tren sale a las 08.14, toca un buen madrugón y rodar algo más de 7 km hasta esa estación. Meter la bici en el tren me resulta muy estresante: encontrar un sitio del agrado del revisor, prepararte para bajar a tiempo… me estoy convirtiendo en un abuelo caga-prisas.

Una vez en Utiel, y superado el mal rato del tren, enciendo el GPS para que vaya posicionándose mientras me preparo. Me pongo en marcha, saliendo de Utiel inicialmente por carretera, abandonándola enseguida para circular por pistas entre viñedos. Así, se atraviesan pequeños pueblos hasta llegar a Sinarcas, acercándose cada vez más al embalse de Benagéber. Al pasar por las casas de Grilluelos, ya se aprecia una buena porción de embalse al que se desciende por una pista muy rápida. Una vez en el embalse, se rueda bordeándolo hacia su cierre. En la presa, haciendo caso omiso del cartel, se toma una pista de la CHJ que nos llevará aguas abajo del embalse hasta los Chorros de Barchel. Poco después se cruza el río por un puente colgante, desde el que prácticamente toca empujar la bici 1´5 km hasta encontrar la pista que nos dejará en Bercutas, una aldea que se resiste a desaparecer, pero que en apariencia va a quedar reducida a ser habitada únicamente en periodos vacacionales.

En Bercutas, aprovecho la sombra del porche de una de las casas rehabilitadas, para comer y hacer la siesta. Hay una fuente, pero la leyenda “no beber”, acompañada del símbolo de peligro de muerte, me disuade de beber… eso y que por encima de la fuente hay próxima una casa cuya fosa séptica no debe estar lejos…

Recuperado del pateo al sol, queda un largo descenso a Chelva, siempre vigilados por el pico del Remedio, meta de la etapa. Tras pasar un área recreativa junto al río,  comienza la asecensión que nos dejará en el Remedio. Pero antes de seguir, paro para recargar agua y tomarme un cafe con hielo. El resto de la subida la hago como me pide el cuerpo… con el molinillo. Dejarse llevar, dejarse llevar, que el cuerpo no tierne la culpa de ná.

Una cervecita mientras en vez de una habitación me preparan un apartamento (única manera de tener la bici conmigo), me ducho, hago la colada, devuelvo las llamadas, quedo con un amiguete para mañana y vuelvo a hacer la siesta hasta la hora de cenar (21.30). Al bajar a cenar, casualmente o como consecuencia de mi apellido, me espera una pareja de la Guardia Civil que me somete a un “sutil” interrogatorio standard sin consecuencias.

  • Datos IBP: Km día: 65´97, Velocidad media: 13´43, Desnivel: + 1.403,  IBP: 102 AC*
  • Alojamiento Bar-Restaurante-Hospedería Ermita del Remedio. Yendo en solitario tuve que coger un apartamento entero para que me dejaran meter la bici (no tienen ningún recinto apto y te dicen que dejes la bici en la calle… vamosombre!!). Así que apartamento (dos dormitorios dobles, baño, cocina equipada y comedor) + cena + desayuno: 24 + 3.40 + 23 €
  • Cena: Ensalada de calamares, cerveza y mousse de café

Día 2. 13/08/09: El Remedio – Arcos de Salinas

Me levanto para estar preparado a las 09.15, hora a la que comienzan a dar de desayunar en el Santuario del Remedio. Después, sacando fotos de las vistas desde el Santuario hago tiempo hasta que llega Aurelio, que me va a acompañar en la etapa de hoy.

Salimos desviándonos de la ruta prevista para ascender hasta la cima del pico del Remedio, donde vigilados por unas cabras nos sacamos la foto de rigor. Descendemos retrocediendo sobre nuestras rodadas para retomar la ruta, que abandona inmediatamente la carretera, tomando una pista que nos lleva al área recreativa de Arquela, donde rellenamos agua y nos comemos un plátano mientras estudiamos el recorrido de la etapa de hoy.

Nos ponemos de nuevo en marcha, dirigiéndonos hacia Alpuente, donde reconocemos al marido de una compañera de trabajo, que nos invita a ir a su casa para tomar un refresco. Tras la visita, nos despedimos y mientras recargamos agua discutimos la posibilidad de quedarnos a comer en Alpuente o adelantar hasta que el calor apriete verdaderamente. Aguantamos hasta el rento de Benacatazara, donde encontramos una buena sombra para comer (un hornazo con unos jugosos tomates) y hacer la siesta hasta que baje un poco la temperatura. Nos quitamos la perrería poniéndonos en marcha gracias a que llegan unos brigadas forstales, buscando la sombra que ocupábamos.

Con mucho calor y las reservas de agua agotándose, llegamos a la carretera que en fuerte descenso nos conduciría directamente a Arcos de Salinas o a un desvío a través del que iríamos a Arcos de Salinas tras una nueva ascensión… elegimos la primera opción, y al poco rato estamos duchados y tomándonos una cervecita.

Al llegar la noche nos vamos a Aras de Los Olmos, a cenar en Los Tornajos (picoteo de ajoarriero, morteruelo, gazpachos, foie con mermelada y chuletón, acompañado con vino de la tierra), y regresamos al hogar, que mañana tengo una dura jornada de bicicleta.

Muchas gracias a Aurelio, por pedalear conmigo y por la hospitalidad.

  • Datos IBP: Km día: 48´04, Velocidad media: 12´30, Desnivel: + 1.355,  IBP: 94 AB*

Día 3. 14/08/09: Arcos de Salinas – Santa Cruz de Moya

Me levanto para poder empezar a pedalear a las 8 de la mañana. Después de despedirme, salgo de Arcos de Salinas hacia el cerro Calderón (1.839 m), la máxima altura de la provincia de Valencia.

Salgo con poca agua pues se que en la subida hay muchas fuentes, y confío en recargar en el mismo nacimiento del río Arcos. En Arcos de Salinas hay 17º C, pero en cuanto comienzo a alejarme del pueblo, la temperatura se queda en unos excelentes 15º C, que hacen que la ascensión no sea tan dura como me esperaba. Cargo agua en el nacimiento del río Arcos, entorno al cual se encuentran las pistas en peor estado. Sigo subiendo por un tramo que coincide con la Matahombres, hasta que de pronto, localizo en el horizonte el vértice geodésico del cerro Calderón.

Animado con el objetivo a la vista, llego enseguida hasta el Collado del Buey plagado de sabinas rastreras, desde el que se desciende un poco para rodear el cerro y atacarlo desde la ladera norte, llena de pinos albares. Tras la última subida, queda un tramo de unos 150 metros de empujar la bici, y 15 metros más de cargar la bici al hombro, hasta llegar al vértice geodésico. Esos tramos los hago en compañía de un senderista, la única persona con la que me he encontrado en toda la subida. Perfecto, así tengo foto de la prueba conseguida. Me desvío en la bajada brevemente, para ascender el pico Gavilán (1.747 m).

De nuevo en la bajada hacia Puebla de San Miguel, se rueda por unas pistas a tramos cementadas que son muy rápidas, cuidado con la velocidad si se suelta el freno. En Puebla de San Miguel están en fiestas, relleno agua y me tomo un café con hielo.

Desde Puebla y a través de unas pistas preciosas, se pasa por Sesga para dirigirse hacia Ademuz, donde como y descanso un rato. Desde Ademuz, me dirijo hacía Negrón, ascendiendo paralelo al río Bohigues por una pista con buenas pendientes que, además, es un auténtico horno. Subiendo se llega a una especie de meseta, desde la que sale una pista que poco a poco nos acerca a Negrón. Allí, mientras recargo agua, un abuelo me cuenta el modo de vida que llevaban antaño.

Las pistas desde Negrón hacia Moya son duras, por firme y por los continuos sube/baja. De pronto aparece Moya, a la que se llega bajando por una pista que tiene un tramo intermedio muy deteriorado, llegando a ser trialera. Desde Moya a Los Huertos de Moya, se rueda por pistas llanas, siempre acompañado de la visión del Castillo de Moya. En los Huertos de Moya, relleno agua y hago una parada técnica, tomándome una cocacola junto con la familia de un amigo.

Ya con menos temperatura, me dirijo hacia Santa Cruz de Moya, por unas pistas en la que hay un par de subidas, que a esas alturas, ya se me hacen duras. La segunda es la que nos lleva al rento de Asturias, desde el que se desciende rápidamente hasta Santa Cruz de Moya. Donde dejo la bicicleta hasta el día siguiente.

En casa de un amigo me ducho y luego cenamos en Los Huertos de Moya en compañía de su familia, en el Bar-Restaurante Moya (picoteo de ajoarriero, gazpachos, jamón, morcillas, longanizas, chuletas de cordero y de cerdo… todo acompañado de un riberita), y regresamos al hogar, que mañana tengo otra dura jornada de bicicleta.

Muchas gracias a Enrique por su hospitalidad.

  • Datos IBP: Km día: 98´87, Velocidad media: 10´86, Desnivel: + 2.676,  IBP: 207 AB*

Día 4. 15/08/09: Santa Cruz de Moya – Utiel

Después de la cena de ayer, comienzo a pedalear a las 09:30. Al seguir el track de Aníbal, me dejo en el tintero la alternativa que Enrique me había diseñado por Las Rinconadas.

De este modo, desciendo por carretera hasta cruzar el puente sobre el río Turia que me deja en su margen izquierda, entrando poco después en la provincia de Valencia. Tras una corta subida, se toma una pista de tierra que nos llevará paralela al Turia en continuos sube/bajas. Es en esa pista donde me atacan los tábanos… en total 5 picaduras (que vinieron a sumarse a las picaduras del fin de semana anterior, en la ruta por el Penyagolosa). Afortunadamente se trataba del último día, porque como consecuencia de las dos tandas de picaduras, al día siguiente me apareció una reacción que me duró tres días: todo el cuerpo medio hinchado (sobre todo párpados y piernas), y las articulaciones anquilosadas. Y la picadura de la mejilla… Como conclusión, a partir de ahora llevaré un antihistamínico en el botiquín.

La pista de tierra te lleva hasta el sendero que desciende hasta la antigua piscifactoría de Tuéjar (con dos refugios). El sendero, que serpentea por un barranco, podría hacerse entero montado en la bicicleta (con precaución en las horquillas y en algunos puntos que el barranco ha erosionado), pero hay 5-6 árboles caidos que van cortando la bajada.

Inmediatamente después del sendero se llega al primero de los refugios y después a la antigua piscifactoría, en la que está el otro refugio. La piscifactoría, a pesar de estar junto al Turia, no se alimentaba del agua del río, sino del agua de la Fuente de los Baños, que acaba en el río tras discurrir por las piscinas de la piscifactoría. Relleno agua y abandono el lugar, que se está llenando de domingueros.

Cruzo a la margen derecha del río, dirigiéndome hacia el embalse, y cada vez hace más calor. Por fín, veo cómo el río entra en el embalse de Benagéber, hacia el que desciendo, buscando una sombra junto al agua para hacer la siesta. Los 33º C a la sombra hacen que la siesta sea algo enfermiza. Aprovecho para estudiar los mapas, en busca de alguna fuente. Aunque no tengo ninguna señalada, recuerdo que había una fuente junto al área recreativa del Charco Negro, por la que pasé haciendo el descenso del Barranco de Las Palomarejas… Tras hora y media de descanso, no tengo ningún ánimo para abandonar la sombra… y la pista que discurre próxima al embalse es un horno… pero tengo que llegar a Utiel antes de las 20:30, hora a la que sale el último tren hacia Valencia, de modo que salgo pedaleando cansinamente.

Ya casi sin agua, me desvío de la ruta buscando la fuente del Charco Negro, la localizo, relleno agua y me refresco un rato. Retrocedo en busca de la ruta, que tras una corta pero dura subida, me deja en las Casas de Grilluelos (la fuente parace que hace años que dejo de funcionar). Desde allí tomo el camino de Sinarcas, cruzándome con bastantes coches que circulan por encima del límite de 30 km/h. Algunos frenan antes de pasar al lado de un ciclista y otros no. Todos dejan a su paso gran polvareda. Uno de los coches con tanta prisa es un 4×4 de la Conselleria de Medio Ambiente…

Así, llego a Sinarcas, donde renuevo el agua que ya se me había calentado, y desde allí, voy hacia Utiel por el camino que hice hace tres días.

Llego a tiempo para asearme un poco, tomarme una cerveza, comprar el billete de tren y revisar las fotos que he ido sacando estos días.

Cuando llego a Valencia es de noche, pongo las luces y pedaleo tranquilamente hasta casa. Voy contento tras haber realizado una ruta que no pude hacer cuando tenía previsto (el puente de mayo, fecha en que recomiendo hacer esta ruta sin tener que ir constantemente preocupado por las fuentes).

  • Datos IBP: Km día: 84´65, Velocidad media: 12´77, Desnivel: + 1.355,  IBP: 137 AC*
  • El track de la ruta.
  • Las fotos de la ruta.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Travesías MTB. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ademuz, con amigos, más cerca

  1. Paloma dijo:

    Jopéeeeeee, no sabía que le habías sacado una foto a la camiseta del CUÑAOOO

  2. Ignacio dijo:

    Quisiera preguntarte y a fecha actual 2012.
    Para subir la bicicleta en el tren,es necesario embalarla como en autobus,o mas bien son mas tolerantes?
    En el precio del billete incluye la bicicleta,como equipaje o hay que abonar tasas,como equipaje suplementario?
    Y la ultima,soy tambien de Valencia,y el metro de Valencia se acoje a las mismas normativas o divergen,en cuanto a bicicleta como equipaje suplementario y forma de trasportarlo,.

    • jonhoa dijo:

      Aquí tienes la info: http://www.renfe.com/viajeros/info/bicicletas.html

      En los cercanías y los regionales dejan transportar la bici sin embalar, y sin coste. Si no hay un espacio reservado en el primer o último vagón, se llevan en el espacio reservado para sillas de ruedas/carritos. Máximo dos bicis por vagón (tonto el último). Yo he ido con la bici a Madrid en el regional, por poco más de 20 euros que me costó mi billete (eso sí, hay que armarse de paciencia). Para estas cosas, te recomiendo estar 10 minutos antes de que salga el tren, para que te indiquen dónde debes poner la bici (si la bici viaja en el espacio reservado para equipajes del primer o último vagón, te pedirán que la amarres, así que un cordel o un pulpo no te vendrá mal).

      En larga distancia, puedes llevar la bici embalada en trenes con literas, pagando un billete extra. En AVE directamente no dejan llevar bicis.

      Una opción interesante es ir conectando regionales y cercanías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s