De Shimano XT 11-46 a Sunrace MX8 11-46

He renovado toda la transmisión: cassette, cadena y plato. También los rodamientos del pedalier y he engrasado el ratchet de las DT Swiss. He aprovechado además para acortar la funda del cable del cambio y engrasar el cable. De paso cambio de cubierta trasera, pastillas de freno traseras y apretar en general.

20190607_165440-001

Fin de semana de mantenimiento

No se exactamente si habrá sido una cosa en particular o la suma de todo… pero la bicicleta va fenomenal. Muy ligera y suave. A pesar de meterle 42 gr extra (trataré de vivir con ello escondiendo mi sufrimiento; va a ser duro).

20190607_181025-002

Shimano XT 11-46 vs Sunrace MX8 11-46

En la primera salida, las sensaciones han sido raras con el nuevo cassette. Yendo por cuestas en las que solía ir en 32-32 o en 32-28… con el cassette Sunrace iba en la mitad de la piñonera!!. La verdad es que lo compré sólo por el piñón de 40 que evita el salto del 37 al 46 (en ocasiones en 32-46 iba sobrao y en 32-37 se me hacía bola).

Viendo que iba a mitad de piñonera, y sin creer en que me hubiera levantado con superpoderes (No existe el gran día para los boxeadores veteranos. Y si hubieses tenido que conseguirlo algún día, ya lo habrías conseguido. Marcellus Wallace), al llegar a casa -pero no antes de ducharme y llenar la panza- me he puesto a comparar los desarrollos de los dos cassettes:

  • Shimano  XT  11-46: 11-13-15-17-19-21-24-28-32-37-46
  • Sunrace MX8 11-46: 11-13-15-18-21-24-28-32-36-40-46

Efectivamente, no eran superpoderes, era que la diferencia no sólo está en el 40 de Sunrace vs. 37 de Shimano… Me gusta mucho más el desarrollo del Sunrace. Me permite ir en los piñones centrales, llevando la cadena menos cruzada, lo cual es bueno para prolongar la vida de la transmisión monoplato.

20190609_131842-002

Mecánica amateur: sólo hay una manera de aclarar la incertidumbre sobre nuestras habilidades… al monte!

El único error ha sido echar aceite 3en1 en el interior del pulsador del cambio. Ha quedado demasiado suave y hasta que se pase el efecto del 3en1 voy a tener que ir con cuidado para no subir los piñones de dos en dos. Me parece que en el mando del cambio hay que poner grasa.

Más artículos de mecánica AQUÍ.

Anuncios

Conclusiones transportín

Tras su primera travesía, tengo que decir que el sistema para acoplar un transportín a una rígida de carbono sin agujeros y eje pasante ha ido muy bien, sin novedad (era de esperar de un sistema tan sencillo). Aún así, algunas conclusiones:

Aunque inicialmente no lo monté con las pletinas Tubus, antes de salir se me activó el sentido arácnido y pensé que llevarlo tan ajustado a la cubierta podía ser un error (por si había algún pequeño ajuste una vez en marcha, flexiones o en el peor de los casos tenía que cambiar la cubierta en plena ruta). Fue un acierto poner las pletinas y de ese modo separar un poco más el transportín de la cubierta, pero no por lo que yo había supuesto, fue por el barro pegajoso. Con los donuts de barro y menos de medio cm de distancia entre la cubierta y el portabultos, hubiera parecido una cuba regando purines.

Cuando he llevado otros transportines, todos tenían una plataforma que servía de guardapolvos/guardabarros. Este no la tiene, y como consecuencia el saco y la esterilla se me llenan de polvo, o peor, se me pringan de barro o se me mojan (la esterilla me da un poco igual, pero antes no los metía en bolsa de supermercado hasta que se ponía a llover y ahora lo tengo que hacer sólo por encontrarme con el firme mojado). Se me ocurren dos soluciones. Una sería fabricar una plataforma guardapolvo/ guardabarros a partir de una portada de plástico de las de encuadernar en A3, cortada a medida para que entrara entrelazada entre las barras transversales del transportín, que a la vez la sujetarían, y la otra más obvia es viajar con el saco dentro de una pequeña bolsa impermeable (sea comprada o sea una bolsa de plástico algo más resistente de lo normal). Pienso que la segunda opción es la mejor porque la plataforma guardapolvo/guardabarros no me evita la lluvia, en cuyo caso tendría que meter el saco en bolsa impermeable aunque llevara guardabarros.

Y como última consideración, resulta que me queda mucho espacio entre la bolsa del sillín y el portabultos, lo que me permite meter una bolsa de sillín bastante más grande. Creo que me cabe bien una bolsa grande en vertical… estoy pensando en un modelo como éste o como éste, o si me siento bilbaino una Topeak MondoPack Hydro (aunque creo que ésta puede ser demasiado grande, pero me gusta que no haya que desmontarla para tener buen acceso). Tengo que investigar bien qué tamaño tienen y, en cualquier caso, habría que mejorar el sistema de enganche porque tal y como vienen, seguro que pendulan (los enganches deberían actuar como cinchas de compresión de mochila, rodeando la bolsa). Lo del espacio para un botellín extra sería más para cuando no llevo la esterilla (si la llevo, me cabe un botellín de agua embotellada comercial, de las de medio litro, dentro de la esterilla). Tengo que meditar si necesito el espacio extra de una bolsa de sillín grande por encima del de la bolsa de sillín pequeña. Quizá me podría valer para meter las cosas de mayor peso y menor volumen que suelo llevar en la mochila: linterna, baterías extra, navaja multiusos, documentación y dinero, teléfono, llaves de casa o el botiquín… y dejar la mochila sólo para ropa).

Más artículos de mecánica AQUÍ.

¿Portabultos en cuadro de carbono, 29″, sin agujeros y eje pasante…?. Sí, se puede

Claro que se puede.

Punto de partida:

  • Cuadro rígido de carbono de 29″ y con eje pasante Syntace style (X-12, 12×142).
  • Sin agujeros en los tirantes ni en las punteras para adaptar transportines.
  • La pinza de freno no sobresale hacia el exterior.
  • Accesorios de Tubus que conservaba de mi anterior rígida desde el 2006: cierre rápido de 18 cm de longitud y enganches para los tirantes. Hice con ellos tres travesías sin novedad.
  • Portaequipajes Pletscher Orión a la tija (825 gr sin los pulpos) que conservaba de mi anterior doble y que en mi actual rígida  ya no necesito porque no tiene suspensión trasera. Sin quejas sobre su funcionamiento… pero carne de Wallapop.

Con estas premisas, los doctores en la ortodoxia del asunto te dan por desahuciado. Los oráculos traen malos presagios. Las runas no te muestran el camino y los arcanos te vaticinan un futuro de cajafruta+pefiles mecalux y el desprecio de la orbe ciclista… herejía!… penitenciagite!.

Objetivos:

  • Portaequipajes fijo y ligero (no es plan de gastarse dinero en una bici sub10 y luego meterle 825 gramazos sólo con el transportín).
  • Paz mental por reutilización de los accesorios Tubus: enganche a los tirantes y cierre rápido.
  • Amplitud de la parte baja del transportin > 170 mm.
  • Que la solución adoptada no haga que mis colegas ciclistas me miren con cara de oler a mierda: NO cajafrutas, NO mecalux. (Hola, me llamo Carlangas Jonhoa y soy otra víctima de la presión ciclista).

Soluciones:

  1. Sustitución del eje pasante de serie (con palanca), por un eje pasante Farnear sin palanca y hueco (con luz de lado a lado).
  2. Estudio de mercado y compra de un Tubus Vega 29″ con una amplitud en la parte de abajo de entre 150-180mm.
  3. Instalación de los enganches en los tirantes sin apretarlos. Ojo, yo ya tenía las pletinas curvadas tras haberlas puesto en mi anterior bici con tirantes de aluminio. Recomiendo curvarlas por primera vez con un mártir de diámetro similar a los tirantes de nuestro cuadro de carbono. Y poner unos trozos de cámara cortada.
  4. Presentación del transportín para que case con el eje pasante, introducción del eje rápido con sus arandelas y cierre del mismo sin apretar.
  5. Bascular el transportín hasta que se encuentre con los enganches de los tirantes. Ajustar los enganches hasta que el transportín quede paralelo al suelo.
  6. Apriete del conjunto.

Yes we can. A mi modo de ver, es una solución sólida -más aún para mis necesidades de carga- y elegante (desde el punto de vista de la ejecución… coincido con el que pueda pensar que poner un transportín a una rígida de rally de carbono es como poner una baca a un deportivo).

En resumen y sin tanto rollo, el truco es poner un eje pasante sin palanca, hueco y con luz de lado a lado. Y usar material Tubus, claro. Para que la cubierta no vaya tan ajustada, debería haber utilizado las pletinas Tubus del cierre rápido. De momento así se queda, si pongo cubierta con más balón, tendré que ponerlas.

El transportín, junto con las pletinas, el eje, los enganches Tubus y dos arandelas interpuestas entre el eje Farnear y las pletinas (para que el portabultos quede centrado), da un peso de 678 gr. Al cambiar el eje original de la bici (64 gr) por el Farnear (39 gr) he aligerado 25 gr. Por tanto, al poner el portabultos añado a la bici 653 gr, que son 172 gr menos que si hubiera puesto el portabultos Pletscher (825 gr).

Cuidado que estamos hablando de bastante dinero. Yo he reutilizado los accesorios Tubus que ya tenía: eje rápido (10€) y enganches a los tirantes (27€), y pude localizar en Amazon un Tubus Vega 29″ casi nuevo (54€), y en Aliexpress un eje pasante (26€) barato para lo que he podido investigar. Vamos que si partes desde cero te plantas en 150€ tranquilamente. Ahora me acuerdo de las alforjas Deuter que vendí en 2013… no creo que las hubiera vuelto a usar en travesías, pero sí para ir al trabajo, recolectar productos del campo/monte o en un entorno urbano, para hacer los mandaos y tal. Al menos, aún conservo la Axiom trunk bag (estaba deteriorada como para venderla). Sin prisas, después del verano rastrearé unas alforjas de esas con un Camino de Santiago.

Solución menos cara: invertir tiempo en localizar un portabultos con las medidas adecuadas, pero de otra marca más barata que Tubus. El problema es que cuesta encontrar otras marcas que proporcionen un esquema con las medidas de su producto. Debe ser un portabultos para 29″, con una amplitud mayor de 170 mm y el enganche al eje debe ser una pletina amplia para que se apoye bien el cierre rápido (en otros portabultos adaptados para evitar la pinza de freno habría que poner a modo de eje rápido una varilla roscada con sus tuercas… el resultado es el mismo, sólo se tardará un poco más en arreglar un pinchazo en la rueda trasera.

Conclusiones tras su primera travesía AQUÍ.

Más artículos de mecánica AQUÍ.

Mantenimiento válvulas

La utilización de líquido antipinchazos de látex en base agua acorta la vida de los obuses de las válvulas (sean éstas Schrader o Presta). Con el paso del tiempo, el colesterol de la válvula se incrementa hasta dificultar el hinchado (o deshinchado), y el desenroscado del obús para meter una nueva carga de líquido antipinchazos.

Otra manera de cargarse los obuses -es mi especialidad– es doblarlos al hinchar con la bomba de mano en mitad del monte.

Como quiera que el precio de las válvulas tubeless completas es elevado, una manera de prolongar su vida es aprovechar el cambio de cubierta para hacer su mantenimiento.

Si partimos de un líquido antipinchazos de látex en base agua, la idea es desmontar la válvula de la llanta y sumergir sus partes (el cuerpo y el obús abierto) durante un par de horas en agua. Es muy importante que el antipinchazos no haya llegado a secarse del todo. Si se ha secado del todo habrá problemas.

DSCN3292-003

Cepillos, llave de radios y herramienta de plástico para desmontar obuses Presta

Nota: dependiendo del nivel de colesterol en la válvula Presta, para desmontar el obús mejor que la herramienta de plástico que suelen proporcionar los fabricantes, yo prefiero usar una llave de radios. Me ha pasado que la herramienta de plástico gire sobre un obús inmóvil. En otra ocasión tuve muchos problemas para retirar la válvula tubeless porque no lograba desenroscar la arandela exterior… desde entonces siempre pongo una gotita de aceite antes de enroscar esa arandela y me va muy bien.

El agua tendría que ablandar los restos de látex de modo que podamos eliminarlos en su totalidad del cuerpo de la válvula. Puede que incluso podamos limpiar el obús… Si a pesar de este proceso el obús sigue sin funcionar bien, habrá que desecharlo y sustituirlo por uno nuevo.

Para el caso de cámaras con líquido antipinchazos de látex en base agua, entiendo que también es posible tratar de limpiar el cuerpo de la válvula, aunque lo veo más complicado. Lo que es seguro es que se podrá hacer el mantenimiento o sustitución del obús (si éste es desmontable, claro).

Obuses para válvulas Presta

Los obuses para las válvulas Presta se pueden adquirir a granel (french presta valve core) por internet a un precio muy interesante frente al de la renovación de la válvula completa. Únicamente hay que adquirirlos contando con los plazos de entrega (vamos, cuando aún no hacen falta)

DSCN3294-002

De izquierda a derecha: obuses Presta Mavic junto a válvula Mavic, válvula DTSwiss con su obús y obuses comprados a granel

Ojo, no todas las cámaras con válvula Presta son desmontables. Si no es desmontable, podremos desmontarla ASÍ.

Obuses para válvulas Schrader

Aunque también se pueden solicitar a los magos de oriente, los obuses de las válvulas Schrader (sean válvulas tubeless o válvulas de cámara) se pueden solicitar gratis en cualquier concesionario o taller de venta y reparación de neumáticos de vehículos a motor (los obuses de las válvulas tubeless Schrader de los vehículos a motor en la mayoría de los casos son similares a los de las válvulas Schrader de bicicleta).

Schrader-001

Sistema Schrader, de izquierda a derecha y de arriba a abajo: obús, válvula tubeless automoción, cámara y válvula tubeless de bicicleta

En los talleres de automoción se suelen sustituir las válvulas tubeless en cada cambio de neumáticos, y la mayor parte de las veces los obuses están en buen estado. Antes de desmontar los neumáticos, se desinflan desenroscando los obuses, y entiendo que no tendrán problema en dar un puñado. De este modo, recuperamos y reutilizamos unos obuses que el taller gestionaría como residuos, dándoles una segunda vida, protegiendo así el medio ambiente (y de paso nuestro bolsillo).

Desafortunadamente los obuses Schrader no valen para válvula Presta (y viceversa).

Más artículos de mecánica AQUÍ.

Cambio de disco internacional (6 tornillos)

Tras algo más de siete años de uso, el domingo pasado me di cuenta de que llevaba el disco trasero muy gastado. Tras medirlo, pude comprobar que en su parte central, la pista de frenado del disco tenía 1 mm, cuando originalmente tenía 2 mm.

Cambio de disco

En el disco viejo (Fórmula FD50691-00), el fabricante recomendaba el cambio con un grosor mínimo de 1,65 mm.

DSCN3178-001

A pesar de haber triplicado la vida útil recomendada por el fabricante (más de lo que creo conveniente… ha sido un descuido, no mi natural “austeridad”), el disco presentaba un desgaste uniforme por ambos lados, no estaba alabeado y ha funcionado correctamente hasta su sustitución. Ha dado un buen resultado.

DSCN3171

Como una posible rotura del disco es una de esas cosas que no me iba a quitar de la cabeza en plena bajada, no he podido gestionar la compra con antelación mientras espero el envío de los magos de oriente. Así que disco y pastillas decartón.

Estas son las herramientas y materiales que necesitaremos.

DSCN3169

El disco de recambio, pastillas nuevas (las viejas tienen el mismo escalón que el disco y sería complicado mantener centrada la pinza de freno), y una llave torx de 25 (hay dos, pero sólo es útil la tipo destornillador, aunque recomiendo encarecidamente las que son tipo T). Ojo, la torx tiene que ser de mucha calidad porque los discos siempre suelen estar muy apretados (fue el caso, a pesar de que yo mismo los puse nuevos en 2010). El cambio de pastillas y centrado de la pinza lo explico AQUÍ.

Una vez cambiado el disco, tras padecer un parto para soltar cada uno de los 6 tornillos.

DSCN3176

Una vez cambiadas las pastillas y centrada la pinza.

DSCN3177

Tengo que pensar qué hacer con el disco de freno viejo.

Más artículos de mecánica AQUÍ.

Cambiar unos platos Shimano Hollowtech

En primer lugar, los materiales y las herramientas necesarias:

DSCN2890-002

Obviamente hacen falta los nuevos platos, y aparte necesitaremos una llave allen del 5, una llave torx 27, la llave para las tuercas de platos Shimano y la llave para el tornillo de plástico que sirve para ajustar el grado de libertad de giro de las bielas Hollowtech (vale también un capuchón de rotulador Edding)

Después de desmontar las bielas, nos fijamos bien en cómo deben montarse los nuevos platos. Las marcas de los platos pequeño y mediano se alinean con el pin del plato grande (el que sirve para que si la cadena se sale, no se meta entre la biela y el plato), y todos, con la biela. El labio y grafiado del plato pequeño deben quedar hacia dentro (hacia el cuadro).  Todo esto es fundamental para que luego la cadena suba de plato correctamente.

DSCN2893-002

DSCN2915-002

Ahora soltamos el plato pequeño con la llave torx. Cuidado con los dientes de los platos.

DSCN2892-002

Después soltamos plato grande y mediano. Para soltar no me ha hecho falta la llave Shimano, pero ésta sería la idea:

DSCN2894-002

Bien, ahora limpiamos y volvemos a montar teniendo en cuenta la alineación de marcas con la biela.

DSCN2913-002

En la siguiente entrada elucubraré sobre el desgaste de la transmisión (platos, piñones y rulinas), comparando el material gastado con el nuevo (misma marca y modelo).

Más artículos de mecánica AQUÍ.

El tubeless es para ricos (simplifique tío)

Llevo de 6 años utilizando llantas tubeless. He montado neumáticos normales, tubeless ready y tubeless. He puesto líquidos selladores/antipinchazos de factura comercial y casera.

Después de este tiempo he llegado a una conclusión: el tubeless es para ricos (o alternativamente, para corredores profesionales que tienen mecánicos a su disposición).

A mí particularmente no me aporta ventajas frente a la simplicidad de una cámara tradicional combinada con una banda antipinchazos bien puesta (esta sí que es antipinchazos, no como el líquido, que -si acaso- lo repara cuando ya has pinchado)

Los inconvenientes que bajo mi punto de vista tiene el tubeless son:

  • Mayores costes de inversión (requieren mayores plazos de amortización). Llantas y cubiertas más caras (y más pesadas). Dejando de lado la posibilidad de romper una llanta tubeless (aleja de mí este cáliz), existe la posibilidad muy real de cargarse una cubierta de 60€ en su primera salida… ya digo, para ricos o esponsorizados.
  • Mayores costes de mantenimiento. O eso estimo, porque en mi caso los fabricantes me engañaron -una vez más- y ahora me lo hago sola, pero gente con menos maña/tiempo dependerá del mecánico para montar, cambiar válvulas, cambiar líquido, limpiar llantas de pegotes resecos con cada cambio de cubiertas, talonar cubiertas (con o sin compresor… por cierto, impagable imagen la del biker de peregrinaje por las gasolineras, a la búsqueda de un compresor que no sea de los de moneda que soplan aire con la intensidad de un asmático… inviable para talonar cubiertas tubeless). A lo que me refiero es que si eres rico puedes delegar el mantenimiento del sistema tubeless en talleres mecánicos (alternativamente, puedes tener el soporte de mecánicos que tiene un ciclista profesional). ¿Y los pobres…? Los pobres tenemos que gastar tiempo en gestionar un sistema más complejo que el tradicional, en vez de simplemente salir a pedalear.
  • Dificultad en el montaje: tanto en lo que se refiere a montarlas en el taller como a montarlas en el monte si es que te has visto obligado a desmontar por un pinchazo que no sella ni el líquido ni una mecha. La última fue un clavo que me entró por la banda de rodadura y cuya punta salió por el flanco: imposible aflojar la arandela de la válvula para meter una cámara… menos mal que apareció un gitano montaraz con la fragoneta cargada de herramientas (?) y pudo dejarme dos (2) alicates. Luego claro, al hinchar la cámara no hay manera de que talone bien la cubierta en la llanta tubeless si no tienes jabón (quién no lleva jabón al monte?, y parches, y mechas y una cámara de repuesto, claro). Total, vuelta a casa con la rueda haciendo eses (imposible talonarla del todo) y sin huellas dactilares (por tratar de soltar la arandela de la válvula infructuosamente). Creo que a lo de no tener huellas dactilares le puedo sacar partido.
  • No evita los pinchazos. Como mucho se autoreparan mediante el líquido o con mechas… o desmontando para meter parches o una cámara.
  • Corrosión en las llantas. Tras 6 años de uso con líquido antipinchazos, las llantas Mavic Crossmax ST presentan puntos con corrosión, básicamente junto a la válvula (aunque no sólo). Claro, el fabricante me dirá que es que sus llantas no están pensadas para montajes con líquido… pues ya me dirá, entonces, cómo evito los pinchazos… e incluso cómo se logra la estanqueidad en muchas cubiertas tubeless y en todas las cubiertas tubeless ready (ambos sistemas no son estancos sin la ayuda del líquido). Esto es algo que no importa ni a los ricos, ni a los corredores profesionales… a mí, que trato de estirar el material pasando por encima de la última y más mejor I+D que las marcas hayan puesto cada año en el mercado, me duele.
  • Huevos en las cubiertas. Aunque he utilizado cubiertas que no han padecido la huevería (tanto tubeless como tubeless ready como no tubeless), también me he encontrado con unas tubeless ready con huevos (Hutchinson Cobra) y no tubeless con huevos (Specialized The Captain Sport). En el caso de las tubeless ready fueron absolutamente prematuros, y acompañados además de grietas en los flancos… afortunadamente me la cambiaron. En el caso de las Specialized The Captain Sport, se hicieron adultas (les salieron los huevos) al final de su vida útil, así que no dolió tanto. En definitiva, un sistema que tiene que apoyarse en el líquido antipinchazos para asegurar la estanqueidad de la cubierta… puede acabar deteriorando la cubierta, y la propia llanta. A cambio tendremos muchos huevos.
  • ¿Y esas manchas…?. Sí, has pinchado, y como ibas pedaleando mientras sellaba, has quedado moteado, y tu bici, tu casco, tu mochila y tus gafas también. Esto es lo que hay.
  • Válvulas obturadas. El líquido antipinchazos acaba siendo una suerte de colesterol para la válvula tubeless, reduciendo su vida útil, o al menos, la del obús. Una solución barata AQUÍ.
  • La receta de la abuela. Intentando reducir el coste de la tecnología tubeless, me veo preparando la receta de la abuela para satisfacer a mi bolsillo, en vez de preparar ricos platos que satisfagan cuerpo y mente.

Que sí, que habitualmente una vez pinchado, el tubeless puede autorepararse, o repararse con facilidad sin desmontar (con mechas)… pero es que un sistema tradicional con bandas antipinchazos (insisto, bien puestas), pincha menos que un tubeless. Como ejemplo, en una ruta de 800 km mi compañero llevaba bandas antipinchazos, y yo tubeless… él pinchó una vez… y yo tuve que meter tres mechas (es decir, al menos tres pinchazos que no selló el líquido… más los que sí que selló).

Es un sistema que padezco porque me vino impuesto en una de mis bicis, sino de qué. A la siguiente simplificaré con llanta tradicional (en la medida que mejor les parezca a los fabricantes, claro).