B’twin All Terrain 7 Tubeless Ready

Esta mañana al ir a salir me he encontrado la cubierta delantera (Specialized The Captain Sport 26×2.00 tubelizada) llena de huevos (tamaño haba)

Me he acercado a un Decathlon a ver si por un casual había Geax Saguaro de las buenas, pero no. Revisando qué había disponible me he encontrado con las cubiertas B’twin All Terrain 7 Tubeless Ready, en medida 26×2.10, por 19.95€. Smartphone en mano he buscado opiniones, pero no hay nada. Para asegurarme salir mañana, y no dar más vueltas, me he vuelto con una de ellas. Me siento como un conejillo de indias. A malas, la gastaré detrás (pero con la dirección montada como si fuera cubierta delantera)

Lo primero, pasarla por la báscula:

DSCN2696

730 gr es un peso más de tubeless que de tubeless ready, y desde luego superior a los 680 gr de mis queridas Saguaro (que funcionan talmente como tubeless ready)

Se trata de unas cubiertas plegables (sin aro) y direccionales.

Las presiones recomendadas son 2-4 BAR (29-58 PSI) En cuanto al montaje, van ajustadas a la llanta y resultan sencillas de talonar con bomba de pie. No son estancas (son tubeless ready), deben montarse con líquido antipinchazos.

DSCN2698

Al que le importe llevar la marca Decartón bien visible (al estilo de las antiguas cubiertas Specialized), mejor que se abstenga hoyga. En este mundillo tan pijo, a mí hasta me pone bruto.

El taqueado, aunque tenga una marcada franja central, me parece que puede lastrar incluso en la rueda delantera (aunque no puede lastrar más que una The Captain gastada… espero!!)

IMG-20150502-WA0004

En cuanto al balón, es un 26×2.10 normal. Aquí se puede comparar con una Specialized Fast Track Sport en 26×2.00

DSCN2699

Ya, ya se que la bici está sucia… pero no tanto si se piensa que hoy hace un año, un mes y dos días que limpié la bici por última vez con agua… ya sólo limpio con un cepillo la transmisión, los desviadores, las barras de suspensión y los pedales. El squirt es una maravilla.

Opinión a 17/05/15

La cubierta tiene 200 km (197,66 km) y está intacta:

DSCN27442-001

He estado rodando a 2,5 bar (por aquello de salir con algo más de presión mientras la cubierta sella). Tras la primera salida la cubierta perdió todo el aire en 3 días, sin pinchazos aparentes. A la segunda salida la cubierta había perdido un poco de aire (se mantuvo a 1,4 bar), y actualmente parece que ha sellado bien. Seguramente habrá que hinchar antes de cada salida (vamos, lo normal en este asunto de las tubeless)

COMPORTAMIENTO. Es una cubierta rodadora que en la rueda delantera y con piedra suelta no agarra especialmente bien, al menos a 2,5 bar y 65 kg de ciclista. Me ha dado un par de sustos que pueden deberse a la presión y/o a llevar una cubierta trasera muy gastada, así que de momento no puedo hacer una valoración negativa de su comportamiento.

DURABILIDAD. Tras 200 km, a la vista está que la cubierta como rueda delantera tiene pinta de ir a durar más de 2.000 km sin problemas, salvo huevos por líquido antipinchazos o rajas.

En adelante bajaré a 2,2 bar (es mi presión fuel saver: prefiero sacrificar un poco de velocidad en el 10% de zonas más técnicas y consumir menos energía en el 90% restante de la ruta). Rodando a 2,2 bar y cuando cambie la trasera podré hacer una valoración más equilibrada de la cubierta.

Opinión 28/08/15

Con poco más de 1.300 km en la rueda delantera, la cubierta comienza a mostrar signos de desgaste. Los flancos están impecables, sin grietas ni marcas. Curiosamente son los tacos exteriores los que están sufriendo más, pues están empezando a perder trozos, como puede apreciarse en la fotografía.

DSCN2883

La geometría se mantiene, el desgaste no está cuadriculando la banda de rodadura, ni han aparecido bultos debidos al líquido anti-pinchazos. Mantiene bastante bien la presión y no he tenido pinchazos que el líquido anti-pinchazos no haya reparado.

COMPORTAMIENTO. He rodado a 2.2 BAR de presión por toda clase de terrenos excepto asfalto mojado. Me sigue pareciendo una cubierta rodadora, pero su comportamiento no me convence… aunque no he tenido ninguna caída debida a la cubierta, sí que me ha dado un par de sustos serios, los dos al tumbar, uno en seco sobre tierra suelta y otro sobre barro (el barro lo suelta bien)

No me está pareciendo una cubierta para repetir, ya que si ahora no me convence su comportamiento, probablemente éste no mejore con los km que le quedan de vida útil.

DURABILIDAD. En la rueda delantera probablemente la pueda estirar hasta los 2.000 km si es que -como toda la pinta tiene- no comienza a perder tacos.

Opinión 13/03/16

Con poco más de 2.300 km la cubierta sigue presentando buen aspecto. Tuvo una crisis perdiendo trozos de tacos, pero se ve que era cuestión de desgastarse suavizando el canto de los tacos.

DSCN2918-002

Los flancos están impecables, sin grietas ni marcas de ningún tipo.

Sigue sin pinchar, aunque lógicamente he tenido que ir reponiendo líquido antipinchazos, lo que hace que prácticamente mantenga la presión de una salida hasta la siguiente.

Su longevidad hace que me vaya gustando más. Acepto un comportamiento regular si me permite ahorrar dinero, que no soy tan Fernando Alonso como para cambiar cubiertas en cada salida…

[Espacio reservado para opinar al recambio]

Más artículos de mecánica AQUÍ.

Publicado en Mecánica MTB | 5 comentarios

Cambio de pastillas de frenos Shimano

Cuando después de haber ajustado la distancia de la maneta de freno al máximo, empiezas a notar un crujido al frenar (se escucha… y además se siente en la maneta), es que toca cambiar las pastillas de freno.

DSCN2319-001

Llegado a este punto, aunque toque cambiar las pastillas, es un gran placer escuchar ese crujido. Por mi experiencia, significa que ambas pastillas se han desgastado por igual, y al máximo. Me hace sentir lo mismo que cuando era crío y lograba agotar toda la tinta de un Bic (esto sólo se puede hacer si la pinza está bien centrada). Estas son las herramientas necesarias (no aparece un desmontador de cubiertas -de plástico- que será necesario para retraer los pistones).

DSCN2320-001

En primer lugar desmontamos el tornillo que mantiene las pastillas en su sitio, para ello, retiramos el seguro en primer lugar. Puede que tengamos un pasador… si es así, harán falta unos alicates (si las pastillas de recambio no tienen pasador, será mejor retirarlo y enderezarlo bien para poder reutilizarlo).

DSCN2321-001

Después empujamos para extraer las pastillas viejas.

DSCN2322-001

Limpiamos con un cepillo antes de retraer los pistones, para limpiar la parte de los pistones que ha quedado a la vista al tener que suplir el desgaste de las pastillas viejas.

DSCN2323-001

Con ayuda de un desmontable de plástico, hacemos palanca suavemente hasta lograr que los pistones queden enrasados con la parte interna de la pinza. Ahora podemos darle otra pasada con el cepillo.

DSCN2324-001

Introducimos las nuevas pastillas, atornillamos el tornillo pasante (ojo, no hay que apretar apenas, no hagáis un estropicio), ponemos el seguro, y la rueda.

Al darle la vuelta a la bici, bombearemos la maneta un par de veces, hasta que recupere su dureza. Ajustamos el recorrido de la maneta hasta igualarlo con el otro freno y comprobamos si la rueda gira libre. Si no es así, tendremos que centrar la pinza: volver a sacar las pastillas nuevas, retraer los pistones, volver a poner las pastillas, montar la rueda, aflojar los tornillos de la pinza hasta que se mueva libremente, apretar la maneta para que la pinza se centre sola y sin dejar de apretar la maneta, apretar los tornillos.

Es algo que se tarda más en explicarlo, que en hacerlo.

Más artículos de mecánica AQUÍ.

Publicado en Mecánica MTB | 2 comentarios

A veces uno se pierde

Te pierdes con la bici… y te das cuenta de que estabas perdido, totalmente contaminado.

DSCN0787

Si pierdes el equilibrio, si pierdes la diversión, si pierdes el silencio, si pierdes la paz… piérdete con la bici… y encuéntrate.

Publicado en Mundo bicicleta | 3 comentarios

Génesis 19:17

17 Cuando ya los habían sacado de la ciudad, uno de los ángeles le dijo:

—¡Escápate! No mires hacia atrás, ni te detengas en ninguna parte de esta llanura. Huye hacia las montañas, no sea que perezcas.

Livro_Genesis

Publicado en Medio Natural, Sin categoría | 2 comentarios

¿Revisión del soporte casero para GPS Garmin Etrex? ¡NO!

Tras casi cuatro años utilizando el Soporte casero para GPS Garmin Etrex, en una caída se me ha roto. Aunque el GPS salió intacto, el envase de Yak se rompió. Traté de pegarlo, pero con la tensión derivada de amarrar las abrazaderas a la potencia, la junta pegada del envase de Yak se abrió otra vez.

DSCN2187

Visto el buen resultado que me ha dado, he vuelto a fabricarlo exactamente igual, sin ninguna mejora. Se ve que para mí ha alcanzado la perfección (o ya no doy para más), así que no hay una versión 2.0.

Publicado en Mecánica MTB | 2 comentarios

Ni 26, ni 29, ni 27.5, como me caliente…

Como me siga asediando tanta tontería, me voy a ir a algo clásico, pero clásico DE VERDAD.

2675024_full

Si total, a mi lo que me gustaría es llevar sombrero de vaquero en vez de casco…

Gente en su sitio 032

Publicado en Mundo bicicleta | 16 comentarios

Sol Naciente. Travesía MTB Cuenca – Valencia

La cosa es “sencilla“: se trata de bajar desde Cuenca hasta Valencia en bicicleta de montaña. La idea fue diseñar una ruta que se ajustara lo más posible a una línea recta entre las dos capitales, tratando no obstante de atravesar parajes interesantes. Como se rueda hacia levante, he llamado a la travesía Sol Naciente.

Para obtener los tracks, pinchad sobre el día.

Día 1. 21/09/13. Cuenca – Boniches.

Tras rodar de buena mañana hacia la estación de Sant Isidre de Valencia capital, cogemos el tren de las 06:55h que nos deja a las 10:43h en Cuenca. Atención, sólo se pueden cargar tres bicicletas por tren, por lo que para no tener problemas, sacamos el billete con antelación (15.70€), pagando además el suplemento de 3€ por bicicleta (en total 18.70€).

Nos encontramos en Cuenca con el cuarto miembro de la expedición. Tras almorzar, cargar agua (ojo, la siguiente fuente está a 50 km) y dejar posicionarse a los GPS, salimos hacia el Mirador del Sagrado Corazón. Tras unas duras rampas con escalones intercalados, podemos disfrutar las vistas sobre Cuenca desde este Mirador.

Recorriendo la Sierra del Socorro, nos dirigimos entre pinos y sabinas hacia el Monumento Natural de Palancares y Tierra Muerta, para admirar Las Torcas y Las Lagunas. Rodamos junto a Las Torcas, y nos acercamos a admirar el Pino Candelabro. Por carretera llegamos a las lagunas, donde damos cuenta del almuerzo que porteábamos. Rodando entre las lagunas, llegamos a un curioso peaje que evitamos tomando una senda (que al final nos obligará a bordear un cultivo y saltar una valla).

Nos dirigimos a Pajarón, donde cargamos agua y nos tomamos un refresco de cola. Tanto en éste pueblo, como en el siguiente -Pajaroncillo- estuvimos vigilantes. El tío del mazo tiene que vivir en Pajarón, o en Pajaroncillo. Como no le vimos… pensamos que debía estar en el tren de la bruja, repartiendo a diestro y siniestro (Perico Delgado). Pues no, le atizó a uno de los miembros de la expedición (con efectos “diferidos”, como el finiquito de Bárcenas).

Al llegar al Cañizar, nos comemos el bocata que llevábamos, y poco después atravesamos un puente sobre el Cabriel (el puente está cerrado con una valla que es necesario saltar).  Aquí le llegó el mazazo a uno de los nuestros. Quedaba subir desde el río, hacia La Horadada, y luego descender hacia Boniches (se dice mucho más rápido de lo que se hace)

En Boniches  hacemos la compra, buscamos los Apartamentos turísticos “El Fresno”, nos duchamos, ponemos la lavadora (gran lujo no tener que lavar a mano las lycras) y finalmente disfrutamos de su piscina y jacuzzi.

Tendemos las lycras, bajamos al pueblo a tomarnos unas cervezas, y volvemos para hacernos la cena.

Una etapa calurosa, en la que seguimos fielmente nuestro track teórico. Al principio tiene bastante sube/baja por pistas de rodeno muy rotas (mezcla de piedros de distintos calibres y arena) para acabar con fuertes rampas.

  • Alojamiento: Apartamentos Turísticos “El Fresno”. 150 € (a repartir entre cuatro personas). Compramos en el pueblo para hacernos en el apartamento la cena, el desayuno, el almuerzo y la comida para llevar.
  • Datos IBP:
  • Km día: 75.29 km
  • Velocidad media en movimiento: 13.10 km/h
  • Tiempo en movimiento: 5:44
  • Desnivel: 1.589 m; IBPindex: 127 A

Día 2. 22/09/13. Boniches – El Remedio de Chelva.

Nos levantamos con niebla y 10º C sobre Boniches. Aunque nos levantamos temprano, entre arreglar esos pinchazos que se descubren a la mañana siguiente, engrasar, preparar el almuerzo y la comida, pagar el apartamento, etc. nos ponemos a rodar sobre las 09:00. Esto, y la dureza del día, hicieron que llegáramos al Remedio de noche (en septiembre los días ya acortan mucho).

Inicialmente bajamos hacia el río Cabriel, por lo que la humedad aumenta y la sensación de fresco es mayor mientras rodamos por una pista preciosa. Pero el frío se nos pasa rápido con las duras rampas que nos encontramos llegando al Área Recreativa El Trillero. Además, poco a poco se va despejando, y el sol empieza a calentar por lo que nos liberamos ya de los chalecos y los manguitos.

Poco después, empezamos a bajar hacia Garaballa, primero sobre un corto tramo de asfalto y después por pista, pasando junto a curiosas formaciones de piedra. En este tramo debe haber bastantes pinchas, abrojos, etc. porque hay varios pinchazos. Hinchando periódicamente se intenta llegar a Garaballa, para aprovechar y arreglar los pinchazos en la parada, pero es necesario cambiar alguna cámara antes, y en Garaballa de nuevo toca arreglar pinchazos.

Viendo lo que hemos tardado en llegar a Garaballa, hacemos un “briefing” mientras nos tomamos un refresco de cola, para estudiar las alternativas que se nos presentan: 1) ascensión al pico Ranera, 2) rodearlo por la pista de los miradores (apenas 100 metros de desnivel menos), o 3) carretera a Talayuelas, para enganchar en la laguna con nuestro track.

Como nos habían dicho que las pistas de ascensión al Ranera estaban mal, preguntamos por el estado de la pista de los miradores… nos dicen que el tramo de subida desde Garaballa está mal, pero que la bajada a Talayuelas es buena. Visto lo que nos costó el primer día, y el principio del segundo, rodar sobre las pistas de rodeno rotas, tomamos temerosos la decisión de la pista de los miradores… resulta que está en muy buen estado, comparado al menos con la parte anterior. Así que subimos hasta el mirador del Peñarroya al tran-tran, y muy bien hoyga, y de la misma bajamos hasta la laguna de Talayuelas sin mayor problema. De algún modo, creo que la dureza del recorrido por los continuos sube/bajas sobre una mezcla de rodeno y arena se acaba antes de llegar a Garaballa, y a partir de allí, son ascensiones más largas, pero de mucho mejor firme (dejamos el rodeno, y empieza la caliza).

No obstante, en la misma laguna de Talayuelas diseñamos una alternativa que resulta un fiasco, pues tenemos que hacer un bucle para recuperar el track y cruzar el Túria por el único puente que teníamos. Resultado: más kilómetros con -al menos- el mismo desnivel. Conclusión: cuidado con trazar alternativas en la pantallita del GPS (el mapa que llevábamos es de carreteras).

Así, recuperamos el track justo antes de la bajada hacia el Túria, paralelos al barranco de Bercolón. Es una bajada muy rápida (casi 600 m en 8 km) en la que hay que cruzar algunos cursos de agua (el último es profundo, pero hay unas maderas en un lateral que permiten pasar a pie sin mojarse).

Desde el río ahora hay que subir, pero se trata de pistas en buen estado. A la altura del desvío al depósito de incendios (y fuente) de la Salzadilla, abandonamos el track para ir a buscar la CV-35 por la que llegamos a Chelva, y desde allí, ascendemos al Remedio ya con las luces puestas. Llegamos arriba de uno en uno, como los auténticos cycling dead.

Nos tomamos una cerveza y antes de quedarnos fríos nos vamos a dar una relaxing ducha y… sorpresa, no hay agua caliente. La vieja rancia de El Remedio no cambia. Al menos esta vez no llamó a la Guardia Civil para que vinieran a comprobar mi DNI…

Una etapa muy calurosa y muy dura, a pesar de haberla suavizado al final, bajando por carretera hasta Chelva, y subiendo a El Remedio por carretera también (la idea era ir por El Mozul desde el nacimiento del río Tuéjar y el nevero de Arquela, pero íbamos muy fundidos). Conservo el track teórico por tierra, por si alguien lo quiere.

  • Alojamiento: Hospedería El Remedio de Chelva (Teléfonos 962100140 y 637296971). 20 € la habitación doble. 18 euros la cena.
  • Datos IBP:
  • Km día: 113.83 km
  • Velocidad media en movimiento: 12.45 km/h
  • Tiempo en movimiento: 9:08
  • Desnivel: 2.526 m; IBPindex: 186 B

Día 3. 23/09/13. El Remedio de Chelva – Valencia.

Nos pusimos el despertador a las 07:30 (nos levantamos algo más tarde) y mientras unos reparan cámaras, otros engrasan cadenas, cargan agua, reciben un fax, piensan si se habrá inventado ya el trasplante de culo, etc.

Hace muy buen día, pero nos abrigamos para bajar del Remedio a desayunar en Chelva. Sacamos dinero del cajero y nos ponemos en marcha.

Bajamos hacia el río Tuéjar, que atravesamos e inmediatamente empezamos a subir (fuera ropa), abandonando el asfalto para rodar entre huertas. Llegamos así a otra pequeña ascensión y descenso por asfalto que nos deja en el Área Recreativa Puente Alta, donde tomamos una preciosa pista que discurre encajonada entre las paredes abiertas por el río Túria. Llegamos hasta Domeño viejo, pero no nos acercamos porque el chorro no está abierto. Nos dirigimos hacia la CV-35, que tomamos saltando la bionda. Al poco nos salimos para bajar hacia Chulilla, pasando primero por el mirador que da a los impresionantes cortados que hace el Turia poco antes de llegar al pueblo. En Chulilla almorzamos admirando con disimulo la belleza de algunas escaladoras que perroflautean por el pueblo (yo me guardo parte del bocata, porque tras la cena y el desayuno me siento over-powered).

Saliendo de Chulilla atravesamos el incendio del 2012. Una pena, porque si la zona es bonita a pesar del incendio, antes del incendio debía ser una preciosidad. Alcanzamos así una carretera que inmediatamente abandonamos para bajar hacia la fuente Terrosa, desde la que sale una senda (con un tramo intermedio de trialera). Entre cultivos llegamos a otra senda (se toma en el bancal a la izquierda del cultivo), con la que nos dirigimos hacia Pedralba.

En Pedralba paramos a tomar un refresco de cola (yo me como la otra mitad del bocata de Chulilla), a cargar agua y a refrescarnos antes de atravesar La Pea, ultima montaña de esta travesía. La recorremos con tranquilidad, en dirección al Túria. Por falta de limpieza de la Confederación Hidrográfica del Júcar, los ojos del paso elegido para atravesar el Túria están obturados con cañas, etc., por lo que está haciendo de presa, que se desborda dificultando atravesarlo. Al pasar montados, acabamos con las zapatillas mojadas y sorprendidos porque se trata de un paso incluido en una ruta para bicicletas de FGV.

Ya sólo nos queda tomar la pista del Parque Natural del Túria, y bajar hasta Valencia. Es ahora cuando nos encontramos con los primeros ciclistas de toda la Travesía, que nos adelantan apretando riñones y con expresión de “suficiencia pro”. Parece que en la capi todo se mueve muy rápido.

Una etapa de nuevo muy calurosa, pero con mucha fuente y bar para refrescarse. Se nota que esta etapa nos va llevando cada vez a zonas con más densidad de homínidos.

  • Alojamiento: en el hogar.
  • Datos IBP:
  • Km día: 107.21 km
  • Velocidad media en movimiento: 15.39 km/h
  • Tiempo en movimiento: 6:57
  • Desnivel: 1.282 m; IBPindex: 110 B

Conclusiones y recomendaciones

  • Creo que el mes ideal para hacerla debe ser septiembre. Sin embargo a nosotros nos salió mucho calor, con diferencias de más de 20º entre la temperatura al empezar a pedalear (10º C) y la temperatura en las horas centrales del día (más de 30º C). Pero vamos, salvo imprevistos como el nuestro, primavera o principios de otoño debe ser el momento.
  • Es una ruta muy solitaria. Se atraviesan zonas con muy baja densidad de población, en la que sólo te encuentras con gente al entrar en los pueblos. Los primeros ciclistas nos los encontramos en la pista del Parque Natural del Túria.
  • Cuidado con los pinchazos. Los que llevábamos tubeless+líquido hicimos la ruta sin pinchazos aparentes, pero los que llevaban cámaras pincharon bastante, lo que ralentiza mucho el ritmo.
  • En las paradas vigilar a los tábanos. Los dos primeros días nos comieron vivos, aunque se ve que a estas alturas del año ya no hacen los habones que hacen a principios/mitad del verano. Muerden sobre todo cuando paras a la sombra (mejor parar al sol), y muerden preferentemente sobre el tejido de color oscuro.
  • En esta ruta la dureza no sólo vino dada por el calor, el kilometraje, o por los desniveles… fue por las pistas de rodeno de los dos primeros días. Cuando las pistas de rodeno se degradan se convierten en una mezcla de arena y piedras que hace muy penoso el avance, y desgasta mucho al final del día.

Extras

Publicado en Travesías MTB | 6 comentarios